KHN vía EFEUSAWashington

Los hospitales pronto tendrán que compartir información sobre unos precios que han mantenido ocultos durante mucho tiempo, incluido el gran descuento que ofrecen a los pacientes que pagan en efectivo y las tarifas que negocian con las aseguradoras, según una nueva norma de la Administración del presidente Donald Trump.

En una propuesta complementaria, la Administración también anunció que planea exigir a las aseguradoras que especifiquen de antemano el desembolso en efectivo ("out-of-pocket") que tendrán que hacer los pacientes por los servicios médicos.

Esta propuesta ahora está en el período abierto en el que se reciben comentarios del público.

"¿Qué es más claro y sensato que los estadounidenses sepan cuánto costará su atención antes de ir al médico?", dijo Joe Grogan, director del Consejo de Política Nacional de la Casa Blanca.

La regla sobre los hospitales entrará en vigencia en enero de 2021. Es parte de un esfuerzo de la Administración Trump por aumentar la transparencia de los precios con la esperanza de reducir los costos de atención médica a todos los niveles: desde servicios hospitalarios hasta medicamentos recetados. Pero es controversial y es probable que enfrente desafíos en los tribunales.

Cuando esa regla se propuso por primera vez en julio pasado, los hospitales y las aseguradoras se opusieron.

Argumentaron que requeriría la divulgación de información privada, y que también podría obstaculizar las negociaciones y ser contraproducente si algunos proveedores médicos se dieran cuenta que tienen un precio bajo en comparación con sus pares y elevasen sus costos.

DESAFÍOS LEGALES

Poco después de la publicación de la regla final, el pasado 15 de noviembre, cuatro grandes organizaciones hospitalarias dijeron que la desafiarían en los tribunales.

Según una declaración conjunta de estas organizaciones, "esta regla generará una confusión generalizada, aumentará el comportamiento anticompetitivo entre las aseguradoras de salud y obstaculizará las innovaciones".

En el texto, el grupo dejó en claro su intención de "presentar un desafío legal a la regla sobre la base de que excede la autoridad de la Administración".

La declaración fue firmada por la Asociación Americana de Hospitales, la Asociación de Colegios Médicos Americanos, la Asociación de Hospitales de Niños y la Federación de Hospitales Estadounidenses.

Las aseguradoras también reaccionaron.

"La regla que la Administración lanzó no ayudará a los consumidores a comprender mejor por cuáles servicios de salud tendrán que pagar, y puede no avanzar en el objetivo más amplio de reducir los costos de la atención médica", dijo en una declaración Scott Serota, presidente y primer ejecutivo de la Asociación Blue Cross Blue Shield.

¿AUMENTO DE PRECIOS?

Exigir que se revelen las tarifas negociadas, dijo, podría llevar a aumentos de precios, "ya que los médicos y las instalaciones médicas podrían ver en los pagos negociados una hoja de ruta para aumentar los precios en lugar de bajarlos".

La regla podría confundir a los consumidores, recalcó Serota.

Para un consumidor, puede ser una cantidad de datos abrumadora. Sin embargo, la Administración dijo que espera que estos datos también estimulen a los investigadores, empleadores o empresarios a encontrar formas adicionales de hacer que sean accesibles y útiles.

La cantidad de información que la norma requiere que se divulgue será masiva, incluidos los cargos brutos, las tarifas negociadas y los precios en efectivo para cada uno de los miles de servicios ofrecidos por cada hospital, un paquete de información que se deberá actualizar anualmente.

Para facilitar lo difícil que podría ser para un consumidor encontrar artículos de una lista de precios a la carta, la regla también requiere que cada hospital incluya una lista de 300 servicios, descritos en lenguaje sencillo, con todos los gastos extra incluidos.

De esta forma, un paciente podría consultar el costo total de una operación en la rodilla, intervención una hernia u otro tratamiento.

Las aseguradoras, según la regla propuesta, tendrían que revelar las tarifas que negocian con proveedores, como hospitales, por ejemplo.

CÁLCULO EN LÍNEA DE LOS GASTOS MÉDICOS

También se les requeriría crear herramientas en línea para que los consumidores pudieran calcular la parte de un servicio que tienen que pagar, incluido cualquier deducible que puedan deber, y poner esa información a disposición antes de que el consumidor vaya a la cita médica o al hospital.

No se sabe todavía cuándo entraría en vigencia esta parte de la norma propuesta.

A principios de este año, la Administración ordenó a las farmacéuticas que incluyeran sus precios en los anuncios de televisión, pero la industria demandó y ganó un fallo judicial que bloquea la medida. El Gobierno ha apelado esa decisión.

No obstante, el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, dijo que la Administración tiene confianza.

En una conferencia telefónica con reporteros, Azar y otros funcionarios admitieron que no tienen estimaciones sobre cuánto ayudaría la propuesta a bajar los costos, porque nunca antes se había probado un esfuerzo tan amplio en los Estados Unidos.

Aun así, "señáleme un sector de la economía estadounidense en el que tener información sobre precios realmente conduzca a precios más altos", dijo el secretario de Salud.

Azar citó algunos estudios que muestran que cuando se revelan los precios, el gasto general puede bajar porque los pacientes eligen servicios más baratos. Sin embargo, generalmente estos esfuerzos también requieren incentivos financieros para el paciente, como compartir ciertos costos.

La norma propuesta para las aseguradoras los insta a crear tales incentivos, dijo Seema Verma, quien supervisa los Centros de Servicios de Medicaid y Medicare (CMS).

George Nation, profesor de negocios en la Universidad Lehigh de Pennsylvania, quien estudia los precios en los hospitales, calificó la regla final y la propuesta sobre las aseguradoras como "un movimiento en la dirección correcta".

Dijo que, entre otras cosas, la información sobre precios puede resultar útil para los empleadores al comparar si su aseguradora o administradora está haciendo un buen trabajo cuando negocia con los proveedores locales.

Hoy "solo ven una factura y un descuento. ¿Pero es un buen descuento? Ahora todo esto será transparente", completó Nation.