EFEUSAEl Paso (TX)

El Consejo de Inmigración Fronteriza exigió hoy a las autoridades el reingreso al país de un inmigrante que fue deportado a México cuatro días después de haber intentando suicidarse en el Centro de Detención y Procesamiento de El Paso (Texas).

La noche del sábado 9 de octubre, el inmigrante mexicano Ricardo Molinar, de 35 años, detenido el 1 de agosto por su condición migratoria, intentó suicidarse con la sábana de su cama en el dormitorio que tenía asignado en el centro de detención, dijo en conferencia de prensa Lupita Zúñiga, esposa del detenido.

El inmigrante fue internado de urgencia esa misma noche en el Hospital El Paso Behavioral Health System, en donde el 12 de octubre el médico Nicolás Baida Fragoso recomendó que permaneciera hospitalizado entre siete y 10 días para estabilizar sus emociones.

En lugar de ello, la dirección del Centro de Procesamiento, a cargo del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), ordenó su deportación a México, dijo la agrupación.

El Consejo de Inmigración Fronterizo está formado por Hope Border Institute, Servicios Diocesanos para Migrantes y Refugiados, Mexicanos en el Exilio, Centro de Ayuda para Inmigrantes Las Américas, Proyecto Texas de los Derechos Civiles, la Red Fronteriza por los Derechos Humanos y el Comité de Solidaridad con los Inmigrantes Detenidos.

"Me marcó el día siguiente y me dice: 'Estoy en el hospital'. En El Paso Behavioral System. Y le digo que por qué, que si se enfermó o qué pasó. Y él me dice llorando: 'Intenté suicidarme. Es mucho maltrato y no hay respuesta. No aguanto", dijo a Efe Lupita Zúñiga, de 32 años, esposa de Molinar.

Afirmó que a eso de las 10 de la noche, después de que ella y su única hija, una niña de tres años, lo visitaran, el inmigrante hizo una especie de cuerda con una sábana, la amarró a la cama, la apretó al cuello e intentó ahorcarse.

"Cuando lo encontraron ya no tenía respuesta, ya estaba mal. Si no lo encuentran en segundos, a lo mejor lo encuentran muerto", agregó.

Mencionó que Molinar residía en Estados Unidos desde los 16 años. Lupita Zuñiga, nacida en Demming, Nuevo México y residente de Las Cruces, ha intentado regularizar la situación migratoria de su marido en dos ocasiones, pero en ambas, el caso ha sido rechazado, dijo.

Ricardo Molinar se encuentra en la ciudad de Chihuahua, a poco menos de 30 millas de Las Cruces, Nuevo México, aseguró la mujer.

Carlos Spector, abogado del caso, dijo que las condiciones para los inmigrantes han empeorado en el Centro de Procesamiento a partir de que asumiera la dirección Corey Price.

Agregó que se han reportado al menos dos casos más de intento de suicidio, uno de ellos de un salvadoreño, con quien ha podido hablar con el fin de representarlo ante las cortes de migración.

Theodora Simon, miembro del Hope Border Institute, dijo que el caso de Molinar es "emblemático" para reconocer que las políticas del ICE están diseñadas para "quebrar el espíritu" de los inmigrantes detenidos.

"Tenemos que cambiar estas prácticas, muchas veces atroces", dijo. "Hay gente que ha estado detenida por seis, meses, siete meses, hasta por dos años. Y su único crimen es querer estar con sus familias", agregó.

Leticia Zamarripa, vocera del ICE de El Paso, dijo que la agencia no puede comentar sobre casos específicos donde se carezca de la firma de privacidad del involucrado.