EFE NewsLos Ángeles

La filial Local 770 del Sindicato de Trabajadores de la Industria de Alimentos y el Comercio (UFCW) pidió este lunes el cierre "inmediato" de la planta procesadora de carne Farmer John, ubicada en Vernon (California), luego de que más de 130 de sus trabajadores dieran positivo de coronavirus.

El sindicato, que representa a 1.300 empleados de esa planta, pidió garantizar la seguridad de los trabajadores, muchos de los cuales son de origen latino, pero que se les mantengan el salario y beneficios completos.

Se han registrado brotes de COVID-19 en nueve instalaciones de Vernon, cinco de ellas plantas cárnicas, según anunciaron este domingo las autoridades sanitarias del condado de Los Ángeles, donde esta ciudad se encuentra enclavada.

El peor de los brotes se ha producido en Farmer John, propiedad de la empresa Smithfield, que ha sufrido situaciones similares en otras plantas repartidas por todo el país.

Los trabajadores en Farmer John han presionado a la compañía para tener mayores medidas de seguridad, protecciones en el lugar de trabajo e información sobre las infecciones en la planta.

John Grant, presidente del Local 770 del sindicato UFCW, aseguró que los trabajadores trabajan "muy cerca unos de otros" e instó a la empresa a cerrar la planta para que se realice una "investigación completa" y una limpieza de las instalaciones.

"Nosotros necesitamos sentirnos seguros en el trabajo y ahorita no lo estamos", dijo Rina Chavarría, quien trabaja en la planta de Farmer John, en un comunicado del sindicato.

En su opinión, Smithfield no ha tomado los pasos para asegurarse que los trabajadores estén "protegidos", lo que ha llevado a que muchos de ellos hayan enfermado.

"No podemos ir a la planta bajo estas condiciones. Nos pagan muy poquito si no trabajamos entonces, estamos pidiendo a Smithfield que haga lo correcto y cierre la planta mientras nosotros mantenemos nuestro pago y beneficios", dijo.

En su página web oficial, la empresa asegura que han puesto en práctica unas "medidas agresivas para proteger su salud y seguridad durante esta pandemia", aunque para el sindicato son insuficientes.

Este sábado Los Ángeles registraba 44.998 casos positivos de coronavirus y 2.104 pacientes murieron contagiados con la enfermedad.

Mientras, el Departamento de Salud de California dijo que para este domingo el estado tenía 94.558 personas infectadas de coronavirus, de las cuales 3.795 fallecieron por el COVID-19.