EFE NewsAtlanta (GA)

Meteorólogos advirtieron de que la temporada de tornados que tiene su pico entre marzo y mayo y que afecta principalmente el sur y medio oeste del país podría ser este año una de las más activas de los últimos tiempos, por lo que instaron a la población a estar preparada.

“Cuando vemos los patrones en los años que hemos tenido muchos tornados, vemos similitudes entre esos años y este invierno, como la temperatura de la superficie del mar, por ejemplo, un indicativo de que la temporada podría ser más activa de lo usual”, dijo a Efe John De Block, meteorólogo coordinador de alertas del Servicio Meteorológico Nacional en Birmingham, Alabama.

El fenómeno de La Niña, que ha estado presente este invierno y que produce fluctuaciones en la temperatura de la superficie del océano Pacífico, así como cambios en las distintas capas de circulación atmosférica, es un factor que propicia la formación de tornados, explicó el experto.

“Los patrones son los mismos que en 2011, cuando tuvimos el mayor número de tornados en Alabama, con 144, y los años 2008, 2009 y 1974”, señaló De Block.

En 2011 se produjo lo que se conoce como el “Super Outbreak”, la más grande, mortífera y destructiva ola de tornados en la historia del país, al formarse unos 360 torbellinos que mataron a 300 personas y dejaron una estela de destrucción especialmente en Alabama, Arkansas, Georgia, Mississippi, Carolina del Norte, Tennessee y Virginia.

Los meteorólogos vaticinan que las condiciones serán favorables para la formación de tornados, pero advierten que es imposible predecirlos como se hace con los huracanes.

“Según lo que estoy viendo ahora, hay algunas similitudes con 2011. Por supuesto, fue entonces cuando tuvimos el ‘Super Outbreak’”, dijo por su parte a Efe Glenn Burns, meteorólogo de WSB-TV Channel 2, estación afiliada a la cadena de televisión ABC, en Atlanta, Georgia.

Burns pronostica que será una temporada activa y muy probablemente comenzará en abril, un mes más tarde de lo usual.

Los expertos y las autoridades recomiendan a la población prepararse y conocer de antemano cuál es el sitio más seguro en la vivienda en caso de que se produzca un tornado, como el sótano o una habitación interior pequeña en el nivel más bajo de la casa, así como también estar atento a las alertas de emergencia que se trasmiten en los medios de comunicación.