The Circulate Initiative, Ocean Conservancy y Global Resilient Cities Network anuncian primer conjunto de ciudades aliadas para el programa Urban OceanCan Tho (Vietnam), Melaka (Malasia), Semarang (Indonesia), Pune (India) y la ciudad de Panamá (Panamá) se unen al programa para implementar soluciones escalables de manejo de desperdicios que prevengan el plástico en los océanos y que fomenten economías resilientes y circulares

PR Newswire

SINGAPUR, 2 de junio de 2020

SINGAPUR, 2 de junio de 2020 /PRNewswire/ -- The Circulate Initiative, Ocean Conservancy y Global Resilient Cities Network anunciaron hoy el primer conjunto de ciudades aliadas que formarán parte del programa Urban Ocean. El programa empodera a ciudades del sur y sureste de Asia y Latinoamérica para desarrollar economías circulares, reducir desperdicios plásticos y construir comunidades más limpias, saludables y resilientes a largo plazo, especialmente mientras lidian con los impactos de la actual crisis de COVID-19.

Científicos calculan que cada año 8 millones de toneladas métricas de plástico entran al océano[1] debido al mal manejo de desperdicios - basura que nunca se recolecta o que no se maneja de manera adecuada. Esto equivale a un camión de basura lleno de plástico entrando al océano cada minuto. Mientras que se estima que la contaminación de plástico cuesta a la economía global $2.5 billones de dólares al año[2], el tema tiene un impacto importante en la salud y seguridad de las personas y el medio ambiente. Lamentablemente, la pandemia de COVID-19 ha empeorado las vulnerabilidades existentes en nuestro sistema de manejo de desperdicios, y ha puesto en evidencia nuevos puntos débiles.

En los próximos 15 meses, Urban Ocean trabajará de cerca con líderes de las ciudades de Can Tho (Vietnam), Melaka (Malasia), Semarang (Indonesia), Pune (India) y la ciudad de Panamá (Panamá), conocidas como "ciudades de aprendizaje", así como otras poblaciones de la comunidad de GRCN (Global Resilient Cities Network), conocidas como "ciudades mentoras", para enlazarlas con oportunidades que mejoren los sistemas de manejo y reciclaje de desperdicios, reducir la cantidad de plástico que llega al océano, promover economías circulares, apoyar el desarrollo económico inclusivo y equitativo, y construir resiliencia a largo plazo.   

The Circulate Initiative, Ocean Conservancy y GRCN reconocen que la colaboración entre ciudades líderes y aliados dispuestos a invertir en un cambio a escala ayudará a enfrentar estos retos. El primer conjunto de ciudades fue elegido por su compromiso con la mejora del manejo de desperdicios como parte de esfuerzos dirigidos hacia la construcción de resiliencia y su potencial para proporcionar soluciones en regiones con altas tasas de derrama de desperdicios (ciudades de aprendizaje), o porque están liderando el camino en la lucha contra el plástico en ríos y océanos, o en la implementación de diferentes enfoques de economía circular (ciudades mentoras). Pune (India) es un ejemplo de una ciudad haciendo ambas cosas a través de su exitoso trabajo en el sector informal, y ha sido seleccionada como ciudad de aprendizaje y ciudad mentora.

Susan Ruffo, Directora Ejecutiva en The Circulate Initiative, dijo "El manejo de desperdicios es un reto crítico y complejo para todas las ciudades del mundo. Necesitamos trabajar con líderes urbanos comprometidos y con aliados innovadores para hallar soluciones reales, que sean implementables y escalables, para combatir el plástico en los océanos y facilitar el avance de una economía circular.  Creemos que trabajando con Ocean Conservancy y GRCN, en alianza con estas ciudades líderes, podremos desarrollar y ofrecer soluciones donde más se necesiten acciones a nivel local."

"La pandemia de COVID-19 ha puesto al descubierto lo críticos que son los sistemas de manejo de desperdicios para la salud pública y el medio ambiente," dijo Chever Voltmer, Directora de Iniciativas de Plásticos en Ocean Conservancy. "Esto es particularmente cierto en áreas urbanas con mayor densidad poblacional y generación de desperdicios. A través de Urban Ocean, ayudaremos a las ciudades a hacer frente a esta tormenta y prepararse mejor para las próximas, y a la vez reduciremos la contaminación de plástico en nuestros océanos."

"Habiendo trabajado con 98 ciudades miembro por más de seis años para atender retos de resiliencia, entendemos que movernos más allá del manejo de desperdicios hacia una economía circular requiere de colaboración a lo largo de todos los niveles en un municipio. Sumando la tensión adicional del COVID-19 en los sistemas de las ciudades, aceleraremos la transmisión de conocimientos entre ciudades a través de Urban Ocean para dar una nueva vida a los desperdicios con soluciones innovadoras que den múltiples beneficios, como empleos más seguros y sanos, economías locales más fuertes y un ambiente más saludable", dijo Lauren Sorkin, Directora Ejecutiva de GRCN.

El programa Urban Ocean también incluye otros socios de implementación como el New Materials Institute de la Universidad de Georgia y The Incubation Network. Socios de implementación adicionales pueden ser elegidos con base en necesidades específicas del programa durante su implementación.

Como la crisis de COVID-19 está perturbando seriamente los sistemas existentes de manejo de desperdicios sólidos, los socios también deben unirse para compartir conocimientos y herramientas a todas las ciudades que busquen apoyo para implementar acciones a través de la iniciativa de Cities for a Resilient Recovery (C2R) del Global Resilient Cities Network.

Para más información sobre el programa Urban Ocean:
https://www.thecirculateinitiative.org/our-programs

Sobre Ocean Conservancy y el programa Trash Free Seas®
https://oceanconservancy.org/trash-free-seas/

Sobre The Circulate Initiative
https://www.thecirculateinitiative.org/our-programs

Sobre Global Resilient Cities Network
https://www.resilientcitiesnetwork.org/recovery

[1] Estudio de Ellen MacArthur y Jenna Jambeck, 2015
[2] Boletín de Contaminación Marina, 2019

Foto - https://mma.prnewswire.com/media/1175543/4_Logos.jpg

FUENTE Global Resilient Cities Network (GRCN)