EFEAsunción

Los indígenas aché de la comunidad de Kuetuvy, en el departamento paraguayo de Canindeyú (este), denuncian que un diputado del opositor Partido Liberal instiga a los campesinos para que ocupen una parte de su territorio ancestral, dijo a Efe Marciano Chewugi, miembro de la comunidad.

Chewugi, que pertenece a la Federación Nativa Aché de Paraguay (FNAP), explicó que la comunidad de Kuetuvy recibió de parte del Estado los títulos de propiedad de sus tierras, que totalizan más de 4.600 hectáreas, en 2012.

Pese a ello, y de acuerdo con su testimonio, desde hace ocho meses viven bajo la "amenaza constante" de la invasión de su territorio, que ha sido ocupado por cerca de 300 campesinos sin tierra.

Según Chewugi, estos campesinos llegaron hasta el territorio de la comunidad engañados por el diputado liberal José Ledesma, quien les aseguró que las tierras eran estatales y no tenían dueño.

Chewugi denunció que los campesinos ocupantes del territorio aché están realizando deforestaciones, en una zona en la que rige la Ley de Deforestación Cero, que prohíbe la tala en toda la región oriental de Paraguay.

Les acusó además de estar realizando tráfico de madera, así como "plantaciones ilegales" de marihuana, unas actividades ilícitas que pueden poner en riesgo a la comunidad indígena.

Ante esta situación, los líderes de la comunidad aché, como Margarita Mbywangi, que presidió el estatal Instituto Nacional del Indígena (INDI) en 2008, se reunieron en Asunción con autoridades del Ministerio del Interior y del Senado para pedir que intervengan.

"Nosotros no tenemos contacto con los campesinos y evitamos un enfrentamiento con ellos. Tampoco queremos que se les desaloje por la fuerza, ni que haya derramamiento de sangre. Sólo buscamos que salgan pacíficamente de nuestro territorio, que es nuestra casa", expuso Chewugi.

Hasta el momento, la intervención fiscal en la zona para verificar la presunta invasión de la propiedad indígena ha sido pospuesta en cuatro ocasiones, aseguró Chewugi.

Los indígenas aché conforman uno de los veinte pueblos originarios de Paraguay, un país donde la población que se reconoce como nativa no llega al 2 % del total.

Cerca del 75 % de los indígenas de Paraguay vive en situación de pobreza extrema, en su mayoría debido a que fueron desposeídos de sus tierras ancestrales durante la dictadura (1954-1989) y en la primera década de democracia.

El pueblo aché fue objeto de una campaña de exterminio promovida por las autoridades dictatoriales en la década de 1970, cuando su población disminuyó más del 60 % en menos de cinco años debido al desalojo forzoso de sus tierras ancestrales, la falta de atención médica y la venta de sus niños para el trabajo doméstico.

Amnistía Internacional recordó este año que los pueblos indígenas siguen sin tener acceso a sus tierras ancestrales en Paraguay, según su informe sobre la situación de los Derechos Humanos en el mundo 2015/2016.