EFEMontevideo

El Palacio Legislativo de Montevideo, la sede del Parlamento de Uruguay, albergará entre septiembre y noviembre de 2016 la tercera Bienal de Montevideo, la "única" manifestación artística de este tipo que se lleva a cabo en el recinto de un Congreso, dijo a Efe su comisario, Alfons Hug.

"Es la única bienal que se hace dentro de un Parlamento. He visitado unas noventa bienales del mundo, en los más variados tipos de espacios: almacenes de puerto, bancos, museos, hangares aeropuertos, una cisterna del siglo VIII en Estambul, pero la única que se hace en un Parlamento es esta", expresó Hug.

Este artista alemán tuvo a su cargo varias ediciones de las bienales de Sao Paulo, del Fin del Mundo en Ushuaia (Argentina), así como la organización del pabellón del Instituto Ítalo-Latinoamericano en Venecia (Italia).

El comisario, que también encabezó las otras dos bienales de Montevideo, incidió en que llevar a cabo la muestra en el Palacio Legislativo "es un gran desafío" pero aseguró que "valdrá la pena".

El espacio destinado en el recinto parlamentario es el Salón de los Pasos Perdidos, un gran vestíbulo revestido de mármoles y frescos, por lo que Hug piensa que tendrán más lugar "instalaciones y esculturas" que pinturas.

"Siempre hay que respetar el espacio, no trabajar en contra de él sino con él. El arquitecto no ha construido ningún panel, ninguna pared de madera. Entonces yo tampoco voy a construirla solamente para poner algunas pinturas o una foto. Vamos a tomar el espacio tal cual como está y lo mejor es ocuparlo con esculturas de gran formato", adelantó.

Sin embargo, matizó que "algunos objetos y pinturas de menor porte" podrán encontrar su lugar en la biblioteca del Poder Legislativo.

"Será una experiencia bastante interesante para los artistas y para el público", precisó Hug, quien también indicó que en el presente "la mayoría de las bienales se hacen en América Latina y en Asia y ya no en Europa o América del Norte".

"Creo que Uruguay, como una de las cunas de la modernidad de América Latina, tiene toda la tradición artística filosófica que se necesita para hacer ese tipo de muestra", concluyó.

En tanto, la presidenta de la Fundación Bienal de Montevideo, la empresaria y filántropa Laëtitia D'Arenberg, confesó a Efe sentir una "gran emoción" por ser parte de este proyecto y por poder contar con la sede parlamentaria para su desarrollo.

"Muchos países en el mundo deben estar hoy mirándonos y preguntándose cómo hemos llegado a esto, porque no es fácil para nadie hoy poder abrir un Palacio Legislativo sin arriesgar o vidas u obras de arte", dijo D'Arenberg.

"Es una cosa maravillosa, porque el arte no tiene parámetros ni tiene límites: el arte es vida y libertad", dijo, al tiempo que puntualizó que esta edición será "la decisiva" para que Uruguay "siga brillando en el mundo de las bienales".

En el acto de lanzamiento, en el que también participaron el vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, y el director nacional de Cultura, Sergio Mautone, la presidenta de la Bienal pidió un minuto de silencio por los afectados de las inclemencias climáticas que han azotado a Uruguay en el último mes.

"Para nosotros va a ser un renacer y va a ser muy bueno demostrar una luz de esperanza a través de la creatividad", aseveró.