EFEPhoenix (EE.UU.)

El ser humano tiene un impacto "devastador" en el entorno del río Grande y su actuación dispara el número de especies en peligro de extinción en la zona fronteriza, denuncia una exhibición que abre este sábado en Nuevo México (EE.UU.).

La Galería 516 Arts, de Albuquerque, presenta la obra de 23 artistas que respondieron con sus obras a un reciente informe de las Naciones Unidas en el que se advierte del declive "sin precedentes" de la diversidad en la naturaleza debido al "alarmante" incremento de las especies en peligro de extinción.

Estos creadores, tanto estadounidenses como mexicanos, decidieron mostrar esa situación en el entorno del cuarto río más largo del país, conocido en el norte de México como río Bravo y que ejerce de frontera natural entre ambos países a lo largo de Texas.

La apertura de la muestra coincide precisamente con la polémica suscitada por el reciente inicio en Arizona de las obras del muro que el presidente de EE.UU., Donald Trump, quiere levantar a lo largo de toda la frontera con México, ante la oposición de los grupos ambientalistas.

La exhibición es multidisciplinaria y contará con piezas de arte que abordan desde el muralismo, la fotografía, la pintura, la escultura, el arte conceptual y el textil.

La artista visual Marcia Santos, quien radica en Ciudad Juárez (México), explica que esta exhibición habla de "cómo se va modificando el paisaje y la ecología" debido al impacto del hombre.

Pero también de cómo estos mismos cambios desencadenan otros de tipo "social" y que también modifican el medioambiente, en referencia a la migración, explica a Efe.

Santos, de 29 años, destacó que en esta zona el "paisaje está dividido en dos" y la "vida cotidiana" es cruzar a diario de un país a otro. "Es un mapa permeado", expresó.

Por ello, exhibe en la muestra una cartografía a gran escala que describe, como un mapa ilustrado, las tierras fronterizas que rodean Ciudad Juárez (México) y El Paso (Texas).

Tras un análisis colectivo de varios artistas, los resultados llevaron a Santos a diseñar por medio de una cartografía las zonas estéticas, biológicas y las áreas donde las políticas migratorias han incido en el entorno fronterizo y han dado forma al desierto en su actualidad.

"Este mapa no habla de datos duros o estadísticas, sino cómo percibimos la ciudad. Yo hablo desde mi postura como (persona) fronteriza y cómo el paisaje está dividido en dos, la relación que se da entre ambos a través del río Bravo", explicó.

También en su obra denuncia la escasez de agua a la que se enfrenta Ciudad Juárez, problema que ha aumentado con los cambios climáticos en el área y las políticas sobre el agua, pues denuncia, que mucha de ella se queda en Texas.

"Es impresionante ver cómo ha cambiado la vegetación por este tipo de política y la llegada de empresas canadienses que contaminan los campos acuíferos y el ecosistema", lamentó.

Desarrollado en colaboración con el Programa de Arte y Ecología de la Universidad de Nuevo México (UNM), "Especies en peligro a lo largo del Río Grande", que estará abierta hasta el 28 de diciembre próximo, busca estimular el diálogo sobre cuestiones ecológicas.

Y es necesario porque, según el Centro de Diversidad Biológica, de Tucson (Arizona), las especies en peligro de extinción a lo largo de la cuenca del río Grande incluyen al pececillo plateado, el águila calva, el halcón peregrino, el jaguar, el lince de Canadá, el ocelote, el gris mexicano lobo y el bisonte.

Otra de las especies en peligro es la de los álamos ubicados a lo largo de la rivera del río, en la que se inspiraron los artistas Kaitlyn Bryson y Hollis Moore.

Estos árboles crecen cuando se producen inundaciones en de la zona ribereña, pero, aseguran, debido al cambio climático y los desvíos del cauce río arriba no ha habido un "año exitoso de propagación de agua" desde 1941.

Por su parte, el texana Suzi Davidoff presenta una pieza, parte de una serie sobre los cambios en el ecosistema provocados por el hombre, en la que se ve un halcón del norte de Aplomada, en peligro de extinción en Texas y Nuevo México, con imágenes sombreadas que representan a los pastos nativos de Texas.

Jessica Gross, de Albuquerque, examina con su obra las especies invasoras más destructivas que habitan en el Valle del Río Grande: las ratas y los humanos.

"Estas dos especies son notablemente similares, este trabajo utiliza ratas como seres humanos, dos especies invasoras resistentes e ligadas de manera inextricable que han colonizado y han llevado al peligro y la extinción de la flora y fauna nativas", expresa en un comunicado de la galería.