EFELynwood (EE.UU.)

El músico Ramón Ayala, que interpreta desde hace más de medio siglo el sentir del corazón latino, recibió hoy una estrella maya en una vía peatonal y la llave de la ciudad californiana de Lynwood.

"Recibir el llavín dorado es un símbolo de que Lynwood me toma como un hijo más, a quien le entrega una llave de la casa", dijo a Efe Ayala, de 72 años, también conocido como "El rey del acordeón".

La estrella de bronce en la vía peatonal de Plaza México significa para él "un reconocimiento muy grande", por lo que está "muy agradecido", declaró sobre la deferencia, conferida por la asociación de empresarios del centro comercial.

Ramón Covarrubias Garza, conocido en escenarios de música norteña como Ramón Ayala, es originario del estado mexicano de Nuevo León y aprendió música desde los cinco años, cuando su padre vendió "un puerquito" de su rancho para comprarle un acordeón.

Hace medio siglo, Ayala acompañó con acordeón en "Los relámpagos del norte" al legendario cantante ranchero Cornelio Reina, pero su camino más firme comenzó desde que ingresó a "Los bravos del norte", con quienes hasta hoy posee más de 100 álbumes grabados y es ganador de cuatro premios Grammy de la Academia de Artes de la Grabación, entre otros galardones.

"Me siento bendecido en esta tierra, porque con la de Lynwood ya son como 10 ciudades de Estados Unidos en donde me han entregado las llaves, pergaminos y hasta la calle donde vivo en Hidalgo, Texas, le pusieron mi nombre", indicó el instrumentista.

El cantautor de éxitos como "Chaparra de mi amor", "Tragos de amargo licor" y "Un puño de tierra" destacó que entre la decena de urbes estadounidenses donde alcaldes y concejales le dijeron "mi casa es su casa" están Chicago, Austin y Las Vegas.

"Estos reconocimientos se deben a la gente, porque por ellos nuestras canciones llegan a los primeros lugares de popularidad", indicó Ayala, naturalizado en Estados Unidos.

En medio del ambiente antinmigrante, contra 11 millones de indocumentados en ese país, "El rey del acordeón" pidió al Gobierno de Donald Trump "que apruebe una solución migratoria, porque "nuestros paisanos emigran solo para trabajar y tener una mejor vida".

José Luis Solache, alcalde mexicoestadounidense de Lynwood, urbe de más de 71.000 habitantes y con alrededor del 87 % de ellos latinos, dijo a Efe que al entregar la llave al compositor no le importa llevarle la contraria al "deshonor" constante que hace el presidente Trump a "mexicanos y países bonitos".

"La música de Ramón Ayala se siente igual cuando canta en Lynwood o México; es decir, en su música no hay muros, paredes, ni fronteras", sostuvo Solache.

"Si en el ambiente actual otros quieren rebajarnos la autoestima, pues nosotros tenemos que levantarnos entre nosotros mismos", aconsejó el edil.

"Y para lograr eso es muy importante reconocer los aportes en arte y música como los de Ramón Ayala", redondeó.

"El rey del acordeón" continúa mostrando su trabajo a lo largo del país y su próxima presentación en Los Ángeles será el 31 de marzo, en el Staples Center, como parte del espectáculo "Recordando a los Compas".

A diferencia del paseo de la fama de Hollywood, las estrellas de los famosos de Plaza México en Lynwood, como la que acaba de recibir Ayala, representan los jeroglíficos mayas precolombinos.