EFELondres

Dos grandes figuras de manos de bronce esculpidas por el artista vasco Eduardo Chillida Belzunce han quedado instaladas en el selecto barrio londinense de Belgravia, donde permanecerán durante un año en el marco del programa cultural "Ciudad de la Escultura".

Chillida Belzunce, hijo del escultor homónimo Eduardo Chillida (1924-2002), ejecutó entre 2015 y 2016 las dos obras expuestas ahora en la capital británica, "Compañeras III" y "Mano V", poco después de haber retomado su labor artística en 2011.

Su carrera ha estado marcada por un grave accidente de motocicleta que le dejó en coma durante un mes y medio en 1984. Las secuelas le forzaron a comenzar a trabajar con la mano izquierda, en lugar de con la derecha, y le apartaron de la actividad artística que había desarrollado hasta entonces.

"Yo me sentía escultor -relata en declaraciones a Efe el artista-, pero después del accidente tuve que cambiar de mano y empecé solamente a pintar".

Susana Álvarez, esposa de Chillida Belzunce y comisaria de la muestra en Londres, explica que después de casi tres décadas sin esculpir, comenzó a hacer trabajos pequeños con una sola mano.

Pocos años después dio el salto a un formato mayor y ejecutó seis esculturas en bronce de gran tamaño, dos de la cuales son las que han viajado ahora a Londres, tras haber pasado antes por la plaza del Louvre de París y el atrio de la iglesia de San Vicente, en San Sebastián.

Ambas piezas "muestran el vínculo universal de la mano, que nos puede decir muchas cosas: la amistad, el trabajo, la unión", describió Álvarez.