EFETokio

El cineasta español Jonathan Bellés deja de lado la línea comercial de la franquicia de Godzilla en "Los albores del kaiju eiga", un documental que aborda su origen y evolución en sintonía con el cambio de la relación de Japón y la energía atómica.

"Documentales de Godzilla hay muchos y todos los que he visto, sino casi todos, tratan mucho su popularización, el merchandising; su línea, en mi opinión, más superficial, en el sentido de que no llegan a la complejidad del trasfondo de Godzilla", dice Bellés a Efe en una entrevista con motivo del estreno mundial en Tokio de la cinta.

El director y productor castellonense, de 30 años, se centró en el proyecto en 2012, cuando inició su doctorado sobre la misma temática, con el objetivo de transmitir "cómo la amenaza nuclear ha influido en la saga" y mostrar al público menos versado a Godzilla "tal y como lo concibió el director Ishiro Honda en 1954".

Para ello, Bellés realizó más de una veintena de entrevistas durante cinco años que dieron como resultado más de 25 horas de metraje que ha condensado en los 45 minutos que dura el documental.

Entre los participantes del mismo están figuras como Haruo Nakajima, que dio vida a Godzilla en la película original estrenada hace 65 años, o el actor Akira Takarada, que interpretó al buzo Hideto Ogata, uno de los personajes principales de dicho filme.

Nakajima, fallecido en 2017, no llegó a ver el documental, "pero al menos su testimonio nos quedará para la posteridad", cuenta Bellés, que no olvida la sensación "indescriptible" que sitió cuando lo entrevistó en 2013 en Oberhausen (Alemania).

"Los albores del kaiju eiga" se estrenó en el Instituto Cervantes de Tokio este martes en una proyección a la que asistieron la hija de Nakajima, Sonoe, el hijo del fallecido Ishiro Honda, Ryuji, y Takarada, entre otras personalidades ligadas a Godzilla y la producción de películas sobre monstruos gigantes "kaiju".

La cinta narra el origen de Godzilla, ligado a las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki y los horrores de la II Guerra Mundial, y cómo la mutilada versión que estrenó Estados Unidos en 1956 y la promoción del uso pacifista de la energía nuclear en Japón contribuyeron a diluir su mensaje antibelicista y antinuclear.

"Los japoneses deberíamos sentir un poco de vergüenza porque haya sido un español el que haya hecho este documental", declaró Takarada tras ver el documental junto a más de un centenar de espectadores en el auditorio del centro, prácticamente con el aforo completo.

El castellonense inmortalizó al actor para el documental durante un viaje a Japón en 2014, un año "idóneo" para él, en el que tuvo unos ingresos suficientes para poder pagar el viaje.

Bellés es el CEO de la productora Producciones 451, especializada en vídeos corporativos y comerciales, a través de la que consiguió gran parte de la financiación necesaria para el documental, aparte del apoyo "infinito" de su familia y amigos cercanos.

El proyecto careció de financiación estatal. "No podía esperar" a ver si le concedían o no dinero o una beca, "esta gente se nos iba". Tres de las personas que aparecen en el documental han muerto.

La universidad tampoco le facilitó ayuda. La institución rechazó su proyecto de doctorado, aunque siguió adelante movido por su pasión por Godzilla, al que conoció gracias a una amiga en la niñez.

Bellés dice que le hubiera gustado visitar Fukushima para el documental, en el que habla sobre la influencia del desastre atómico de 2011 en "Shin Godzilla" (2016), o haber entrevistado a las actrices Mie Hama y Kumi Mizuno, que rechazaron la propuesta y habrían dado más voces femeninas a la producción.

Sobre el futuro del documental, le gustaría contactar con alguna distribuidora para ampliar su difusión, "aunque de momento no se ha materializado". El cineasta también se plantea ampliar en el futuro la duración del mediometraje en 10 o 15 minutos.

"Los albores del kaiju eiga" se presentará de momento en circuitos culturales y tiene confirmada su proyección en G-Fest, la mayor convención del mundo sobre Godzilla y monstruos "kaiju", que se celebrará del 12 al 14 de julio en Chicago (EEUU).

"Estamos negociando al menos otra proyección, aparte de Chicago", expresa sonriente Bellés, que no puede revelar dónde.

María Roldán