EFESantiago de Chile

Con cuatro Goyas ganados hasta la fecha y 17 nominaciones contando la película "Araña", de Andrés Wood, que opta este sábado a la estatuilla, el cine chileno se ha convertido en un invitado habitual en los premios de la Academia Española, que actúan como una vitrina privilegiada para mostrar lo mejor de la pujante cinematografía de Chile.

"Araña", que reflexiona sobre los peligros del fascismo y de las heridas históricas de Chile, competirá por el Goya como Mejor Película Iberoamericana junto a "El despertar de las hormigas" de Costa Rica; "La odisea de los giles", de Argentina: y "Monos", de Colombia.

Se trata de la cuarta nominación de Wood, que previamente acudió a la gala con las cintas "Machuca" (2004); "La buena vida" (2008), que le otorgó su primer Goya; y "Violeta se fue a los cielos" (2011).

"Nos sentimos recurrentes, no necesariamente por ganar, pero sí al menos por estar nominados y Andrés (Wood) es un director muy reconocido y querido por la Academia Española", dijo a Efe Constanza Arena, directora ejecutiva de CinemaChile, marca sectorial de la agencia de promoción externa ProChile que se encarga de fomentar la cinematografía chilena a nivel internacional.

La representante de CinemaChile comentó que las nominaciones a los Goya son "hitos" que persiguen cada año con mucho ahínco por tratarse de unos premios de "muy alto calibre, de mucha exposición y de alto prestigio internacional".

"Solamente llegar a la ceremonia y estar ahí con películas tan importantes es mucho y nos sirve a nosotros desde CinemaChile para seguir demostrando que el cine chileno tiene una fuerza muy potente que destaca dentro de la oferta de cine latinoamericano y que sus autores destacan también por sus historias, que resuenan a nivel global", expresó.

Arena destacó que el cine chileno ha sabido "narrar historias y construir personajes que han servido de instrumento para visibilizar fenómenos sociales", como la diversidad sexual en la película "Una mujer fantástica" (2017), de Sebastián Lelio, ganadora del Óscar y el Goya.

También "Araña", un filme "que se adelantó a un fenómeno de extrema derecha que está afectando a muchos territorios del planeta y que en Chile hoy día resuena fuerte porque es una causa muy concreta del estallido social" que vive el país.

"Una vez más el cine chileno va por delante. 'Una mujer fantástica' y 'Araña' no hacen otra cosa que poner en la palestra, a través de un retrato artístico una especie de agua subterránea que después surge con una fuerza brutal. esto es lo que ha pasado con estas películas", dijo Arena.

A POR EL QUINTO GOYA PARA CHILE

El cine chileno podría sumar este sábado su quinto Goya e incrementar su estrecha relación con la Academia Española, que comenzó en la quinta edición de estos premios, en 1991, con la nominación de "Caluga o Menta", de Gonzalo Justiniano.

El primer triunfo llegó un año después, en 1991, cuando Ricardo Larraín se adjudicó el galardón con su cinta "La frontera".

Tras esta victoria, en 1993 fue nominada la película "Johnny cien pesos", de Gustavo Graef Marino.

Posteriormente pasaron ocho años hasta que la edición número 16 de los Goya nominó "Taxi para tres", de Orlando Lubbert.

En 2004 fue el año en que Wood aterrizó por primera vez en los Goya con la cinta que marcó el precedente al crecimiento sostenido que ha tenido hasta hoy el cine chileno: "Machuca".

A partir de ahí, Chile logró ser nominado casi todos los años. En 2005 fue seleccionada "Mi mejor enemigo", de Alex Bowen; en 2006 fue el turno de "En la cama", de Matías Bizea; en 2007 "Padre nuestro", de Rodrigo Sepúlveda; en 2008 y continuando enmarcándose como uno de los directores más importantes de Chile, Wood regresó al evento con "La buena vida", adjudicándose su primer Goya.

En 2009 la nominación fue para "Dawson. Isla 10", de Miguel Littín, y en 2010 Chile volvió a ganar la estatuilla, esta vez con "La vida de los peces", de Matias Bize.

En 2011 Wood volvió por tercera vez a España con la cinta "Violeta se fue a los cielos". Luego, en 2013, vino "Gloria", de Sebastián Lelio; y en 2015 fue el turno del primer documental chileno en ser nominado, "La once", de Maite Alberdi.

En 2017 ganó el Goya "Una Mujer Fantástica", de Lelio, mientras que en 2018 "Los Perros", de Marcela Said fue la representante de Chile.

"No hay un solo secreto (para este éxito) sino una conjugación de varias y diversas variables positivas. Es como un circulo virtuoso, hay talento, hay apoyo financiero y de promoción, hay recursos, hay calidad, hay equipos técnicos que manejan un estándar internacional y hay visión, y cuando sumas todo eso puede pasar lo que nos esta pasando a nosotros", explicó Arena.