EFEMéxico

Para el cineasta mexicano Marcelo Tobar, el paso del tiempo y los reencuentros se han convertido en una constante en su quehacer artístico, y no podía ser diferente en su cuarta película "El club de los idealistas", una comedia tratada desde el cine de autor.

Después de un largo análisis sobre lo que hacía falta en las salas de cine en México, Tobar llegó a una conclusión: "puede haber comedias de todo tipo pero faltaba una comedia de autor". Con ese rumbo comenzó la historia de un reencuentro que vivirían varios amigos.

"Decíamos 'no vamos a inventar el hilo negro, la cultura mexicana es muy de nostalgia, ¿por qué no juntamos estos elementos y hacemos algo que nos gustaría ver?'. Nostalgia, música, reuniones de amigos una generación que esta en los 40 y que cuando no nos ven, nos comportamos como si tuviéramos 16", dijo el cineasta en entrevista con Efe.

Como argumento, siete amigos de la universidad se reunirán después de muchos años en el lugar en el que prometieron que pasarían juntos el resto de sus días, una casa en el campo donde poder tener una vejez tranquila.

Solo uno de ellos ha continuado el plan y la reunión hará que se den cuenta de lo mucho que han cambiado o si es que siguen siendo aquellos jóvenes idealistas que juraron nunca dejarían de ser.

"He hecho cuatro películas y las cuatro son sobre reencuentros. Me interesa porque son en mi vida motivo de conflicto: el reencuentro con mi padre, con mi hermano, con exparejas... me parece fascinante la vida vista desde el reencuentro, desde el espejo de las otras personas", contó el director.

Otros de los factores que buscaba plasmar era el cambio, el paso del tiempo en las personas y las transformaciones que ello trae.

Y haciendo el mismo análisis que harán sus personajes en la película, asegura que en su vida ha sido fiel a sus deseos y convicciones de juventud.

"Yo he operado desde la satisfacción propia, sé que a lo mejor no voy a llegar a grandes audiencias pero lo hago porque a lo mejor esto deja algo y vamos creciendo", mencionó.

Así, el director de "Asteroide" (2014), escribió su cuarta cinta, que llega a cines nacionales este jueves, tomando referencias de su propia vida y dándole especial importancia a la creación y dirección de personajes.

PERSONAJES DIVERSOS, COMPLEJOS Y CAMBIANTES

La película tiene como protagonista a Juan Pablo Medina, quien interpreta a Aranas, el más idealista del grupo de amigos que logró construir la primera casa.

El elenco está conformado por Tiaré Scanda (Susana), Nailea Norvind (Abigaíl), Claudia Ramírez (Tristana), Andrés Palacios (Orlando), Yolanda Ventura (Elena) y Tomás Rojas (Omar).

"No había trabajado con ninguno de ellos y todos me daban curiosidad porque soy muy fan de la dirección de actores, tengo un método particular y tenía ganas de ver qué podían hacer con personajes que nunca les habían dado", comentó el director.

La experiencia para los actores fue única, pues algunos de ellos consideran que incluso ha sido el proyecto más bello en el que han participado. Además, aplauden el trabajo de Marcelo y aseguran han sido muchos los aprendizajes y cambios que tuvieron en el proceso.

"Mi personaje está tan alejado de mí que aprendí a conectar con cosas que son mucho más importantes en la vida. Yo me di cuenta que le he dado peso a cosas que no son importantes, a mí me transformó", aseguró Juan Pablo Medina.

Por su parte, Yolanda Ventura confesó que la película le hizo considerar regresar algún día a su natal España para pasar sus días de retiro allá, luego de años de vivir en México.

Asimismo, Tomás Rojas explicó que algo que disfrutó de las grabaciones fue el poder trabajar con un director tan apasionado y entregado a su trabajo. "Es un director que tiene muy claro lo que quiere, entonces el proceso fue muy rico, poder trabajar con un director apasionado por la director de actores", mencionó.

Pero más que riguroso, el trabajo fue libre y los actores experimentaron técnicas que nunca habían probado.

"El estilo de filmar de Marcelo fue nuevo, grabaciones de 360 grados, con cámara en mano y que hubiera esta libertad que podría parecer caos pero que él tenía bajo control hace muy atractiva la película", completó Tiaré Scanda, quien dio vida a una amiga real del director.

"Él nos dio desde una 'playlist' de qué escucharían nuestros personajes, qué libro estarían leyendo y nos dijo a Tiaré y a mí que éramos amigas antes de la universidad entonces ella y yo teníamos un chat en donde nos poníamos de acuerdo de que cosas habíamos hecho", recordó Yolanda Ventura sobre las improvisaciones.

En la película también se tratan sutilmente temas como el feminismo, la liberación de la mujer, la experimentación sexual y los roles de género. Es por eso que Scanda la considera una "película moderna y atractiva no solo para el público de nuestra generación, sino también generaciones más jóvenes".