EFEGuatemala

Luis Eduardo Rivera recibió este martes el premio nacional de literatura de Guatemala "Miguel Ángel Asturias" 2019 muy emocionado y haciendo un recorrido por su trayectoria profesional y personal.

Poeta, narrador, crítico literario y traductor, Rivera dijo haber vivido una "infancia feliz" con sus seis hermanos -uno de sangre y sus cinco primos-, un padre "de sustitución" y dos madres, la biológica y su tía, en el seno de una "típica familia de clase media" donde encontró el "trampolín" para el mundo de las letras.

El galardonado, muy emocionado durante todo el acto -celebrado en el Palacio Nacional de la Cultura-, dedicó el premio a su madre y a su hermano asesinado en 1981 "por un sicario del Ejército" mientras recorrió su trayectoria profesional.

Nacido en Ciudad de Guatemala en 1949, realizó estudios de literatura en la Universidad San Carlos, la única pública de todo el país, y en los años setenta se marchó a México a estudiar escritura creativa en la Universidad Autónoma de México antes de instalarse en París, donde trabajó como profesor de literatura y lengua española e el programa de bachillerato internacional.

Entre sus obras destaca la novela 'Velador de noche/soñador de día' (1988) o los poemarios 'Servicios ejemplares' (1978) y Salida de emergencia (1988), pero una de sus más conocidas es el libro 'Tatologías' (2019), un relumbrante diálogo entre la literatura y la plástica que cuenta con ilustraciones de Juan Jacobo Rodríguez Parrilla.

El premio nacional de literatura "Miguel Angel Asturias", que se entregó por primera vez en 188 a Luis Alfredo Arango, consiste en una medalla de oro, un diploma, unos 6.500 dólares en efectivo y la publicación de una obra a elección del homenajeado por parte de Editorial Cultural, dependiente del Ministerio.

Rivera, a quien el jurado reconoció por su vocación sostenida de organizar el mundo y su propia vida alrededor de la escritura, así como por la totalidad de sus obras y la calidad de las mismas dentro y fuera del país, avanzó que el dinero lo compartirá con la Fundación Luis de Lión, que busca guardar su memoria y motivar el acceso a la lectura a menos del área rural.

El ministro de Cultura y Deportes, Elder Súchite, entregó el premio y dijo que Rivera "nutre su talento" a través de experiencias cotidianas y que hace, en sus obras, un manejo "sobresaliente" del español que provoca que las letras sean digeridas de una "manera agradable y apacible" de forma "autobiográfica" y un notable "sello personal".