EFEParís

El Museo Carnavalet de París, dedicado a la historia de la capital francesa, fue inaugurado este miércoles por las autoridades a tres días de su reencuentro con el público, después de cuatro años en obras.

Situado en el céntrico barrio del Marais, en el Hôtel Carnavalet, se trata del único museo gratuito de París y uno de los más antiguos de esta ciudad, en el que se presentan obras desde 9000 años antes de Cristo hasta el presente.

"Más que cualquier otro museo de la capital, el Carnavalet es el museo de los parisinos, uno de los más antiguos, construido por ellos y para ellos", dijo la alcaldesa de la ciudad, Anne Hidalgo, que inauguró el edificio junto a la ministra francesa de Cultura, Roselyne Bachelot.

El lugar ha sido objeto de una renovación completa que ha costado más de 58 millones de euros (70,7 millones de dólares al cambio actual) y que ha permitido, entre otras cosas, hacerlo accesible a los minusválidos, más comprensible y adaptado para niños, pero también restaurar las obras y crear un recorrido cronológico.

Su reapertura coincide con la inauguración de otros grandes museos y puntos emblemáticos del centro de la capital, como la Bolsa de Comercio-Colección Pinault, el museo de arte contemporáneo impulsado por el empresario François Pinault, y la apertura del Palacio de la Marina en la plaza de la Concordia.

En las próximas semanas se espera también que abra sus puertas la Samaritaine, una joya arquitectónica del modernismo y el art déco de 70.000 metros cuadrados que alojará unos grandes almacenes de 20.000 metros cuadrados.

En este contexto, Hidalgo destacó que la reapertura del Carnavalet se inscribe en el proyecto de un centro pensado para el paseo, para relajarse y con menos ruido y contaminación por la reducción del tráfico y el reajuste del asfalto con más carriles de bicicleta.

CONDENSAR LA HISTORIA DE PARÍS

Desde ver las piraguas prehistóricas de cinco metros de largo que se usaban en torno al 2800 a.C. para navegar por el Sena, hasta conocer las ilustraciones del París amurallado o sumergirse en la época revolucionaria con la mayor recopilación de objetos históricos relativas a este período, el Carnavalet es el lugar idóneo para descubrir los secretos de la ciudad.

El museo reabre con una curiosa colección de emblemas de la capital, expuestos en un momento u otro en tiendas de París, y hasta la fachada de una farmacia del siglo XIX o una reproducción de una joyería con una trabajada arquitectura art déco.

Objetos personales de figuras imprescindibles de la historia local y nacional como María Antonieta, el revolucionario Jean-Paul Marat o el escritor Marcel Proust son expuestos casi a modo de reliquias, como el abrigo del literato o un zapato de la reina.

Tras descubrir las tres insurrecciones populares que marcaron un punto de inflexión en la historia de Francia (1789, 1830 y 1848) y algunos de los momentos más importantes del siglo XX, el visitante se encuentra con la crónica más reciente de París, con los atentados terroristas de 2015 o el incendio de la catedral de Notre Dame, en 2019.