EFESantiago de Chile

El Museo Regional de Aysén, la galería del sur de Chile donde se encuentran los famosos restos del dinosaurio Chilesaurus, recibió el premio al mejor nuevo museo en Latinoamérica otorgado por Leading Culture Destination, organización que cada año entrega en Berlín los llamados "Óscar de los museos", informó este viernes el Gobierno chileno.

"Gracias a este premio más personas podrán acceder y conocer no solo la riqueza natural que distingue a este lugar, sino que también el acerbo cultural que distingue al territorio y sus habitantes", señaló la ministra de las Culturas, Julieta Brodsky Hernández.

Ubicado en Coyhaique, la capital de la región patagónica de Aysén, el museo ya había sido nominado en la edición anterior, pero en esta ocasión logró alzarse con el galardón en un gala celebrada en Berlín el jueves, superando a su gran competidor, el Museo de Imagen y Sonido de Río de Janeiro, Brasil.

Inaugurado a principios de 2018, el Museo Regional Aysén resguarda y difunde el patrimonio natural y cultural de una de las regiones más aisladas del mundo, ubicada a casi 1.400 kilómetros al sur de la capital, en plena Patagonia.

"Es una valiosa vitrina para promover la región de Aysén como un destino atractivo no solo en el turismo de naturaleza, sino también por su patrimonio cultural", dijo por su parte el director del museo, Gustavo Saldivia.

Los LCD Berlin Awards distinguen desde 2014 a instituciones culturales emergentes y consolidadas de todo el planeta, con el objetivo de posicionar estos lugares como destinos culturales.

LA JOYA DEL MUSEO

La gran joya del museo son los restos del Chilesaurus, una extraña especie de dinosaurio descubierta por casualidad en 2004 por un niños de solo siete años en las montañas de Aysén y considerada la "Piedra Rosetta de la paleontología", en referencia a la losa egipcia que permitió entender los jeroglíficos.

En junio de 2015, el Chilesaurus fue portada de la prestigiosa revista Nature y hoy día sigue siendo estudiado por expertos de todo el mundo porque su descubrimiento cambió radicalmente lo que se sabía sobre la evolución de los dinosaurios y forzó el replanteamiento de la historia.

El Chilesaurus diegosuarezi, bautizado en honor a Diego, el pequeño paleontólogo que lo descubrió, es hasta ahora la única especie encontrada que mezcla rasgos de los dos principales grupos de dinosaurios: los terópodos, que caminan sobre dos patas y son carnívoros, y los sauropodomorfos, de cuello largo y herbívoros.

"Diego estaba obsesionado con los dinosaurios y jugaba con huesos de vacas como si fueran huesos de Diplodocus. Ese día golpeó una roca y saltaron varios fósiles. Así empezó todo", recordó su padre, Manuel Suárez, durante una visita de Efe el pasado febrero al museo.

De 148 millones de antigüedad, se trata de una de las especies de dinosaurio más antiguas encontradas en Sudamérica, que vivió a finales del Jurásico Tardío, casi al inicio del Cretácico.