EFEOviedo (España)

El Museo del Prado, una de las grandes pinacotecas del mundo e icono de la cultura española y universal, fue reconocido este martes con el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2019, "un magnifico regalo de cumpleaños" por su bicentenario.

"Es un regalo para todos los españoles" por tratarse de la "principal institución cultural española", señalaba a Efe su director, Miguel Falomir, minutos después de que el filólogo Víctor García de la Concha hiciese publico desde Oviedo (norte de España) el fallo del jurado que preside.

El Prado es, según señala el acta del jurado, un "símbolo de nuestra herencia cultural común" que ha hecho una importante contribución al "desarrollo humanístico" de la sociedad gracias a la divulgación de uno de los patrimonios artísticos más ricos del mundo.

Presidido por el filólogo Víctor García de la Concha, el jurado alabó "la dedicación y el compromiso durante los últimos 200 años de sus trabajadores, patronos, amigos y público", y reconoce "la ejemplaridad de su contribución al desarrollo humanístico de la sociedad pasada, presente y futura".

Ubicado en el paseo madrileño que le da el nombre, El Prado abrió al público en noviembre de 1819 con 311 pinturas de la Colección Real de la escuela española y 200 años después cuenta con 7.600 pinturas, mil esculturas y miles de estampas, dibujos documentos históricos y objetos decorativos.

De esos fondos exhibe en su sede algo menos de 1.000 obras, unas 3.100 se encuentran -el llamado Prado disperso- depositadas en museos e instituciones oficiales, y el resto se conservan en sus almacenes.

Pendiente de los Presupuestos Generales para poder iniciar nuevas obras de ampliación con la reforma del Salón de Reinos -permitirá ganar 2.500 metros cuadrados-, lo que permitiría acoger a un número superior a los tres millones de personas que visitan el museo cada año.

Desde Melilla (ciudad autónoma española en el norte de África), donde le sorprendió la concesión del Princesa de Asturias, Falomir incidió en que el galardón servirá de "acicate para seguir trabajando y para tener otros 200 años, como mínimo, tan magníficos como los 200 que ha tenido".

La candidatura del Prado, una de las 29 de 14 nacionalidades que optaban a este galardón, fue propuesta conjuntamente por Mario Vargas Llosa y Antonio Muñoz Molina con motivo de la celebración de sus 200 años de vida, que se cumplirán exactamente el 19 noviembre.

Fue Fernando VII quien ordenó en 1818 la reconstrucción del edificio que Juan de Villanueva había proyectado como Gabinete de Ciencias Naturales y el que, a instancias de su esposa, María Isabel de Braganza, tomó la decisión de crear en él el Real Museo de Pinturas y Esculturas, que abrió sus puertas un año después.

En 1840 fue calificado ya como una de las mejores pinacotecas de Europa, tras haber enriquecido sus fondos con obras de las escuelas de pintura alemana, francesa o italiana.

Entre sus joyas, "El jardín de las Delicias", de El Bosco; "El caballero con la mano en el pecho", de El Greco; "La Sagrada Familia" -conocida como "La Perla", de Rafael; "Carlos V a caballo en Mühlberg", de Tiziano; "Las tres gracias", de Rubens; "Los fusilamientos del 3 de mayo", de Goya, o "Las Meninas", de Velázquez.

Estas obras hacen de El Prado "el mejor museo de pintura del mundo", según el ministro español de Cultura y Deporte, José Guirao, que aseguró que este premio es un motivo más para animarse a visitar esta pinacoteca.

Este es el segundo de los galardones convocados por la Fundación Princesa de Asturias en fallarse, después de que el pasado miércoles se concediera el de las Artes al dramaturgo inglés Peter Brook, considerado el mejor director teatral del siglo XX.

El pasado año el galardón de Comunicación y Humanidades recayó en la periodista mexicana Alma Estela Guillermopietro y en anteriores ediciones en el grupo argentino Les Luthiers, el fotógrafo James Nachtwey, el filósofo Emilio Lledó y The Royal Society, entre otros.

Este premio, al igual que el resto de los que concede anualmente la Fundación Princesa de Asturias, está dotado con 50.000 euros (55.800 dólares) y una escultura diseñada por Joan Miró, y será entregado en octubre en una ceremonia que tradicionalmente presiden los reyes de España en Oviedo.