EFEBuenos Aires

El Teatro Colón, uno de los centros de ópera y ballet más importantes del mundo ubicado en Buenos Aires, participó de un acto este martes para reinaugurar una escultura en homenaje a nueve artistas del establecimiento en el aniversario 50° de sus muertes en un accidente aéreo.

El monumento, realizado en 1972 por el artista Carlos de la Cárcova, retrata a José Neglia y Norma Fontela en posición de baile sobre una fuente de agua en la Plaza Lavalle frente al teatro, una pareja que popularizó el baile clásico en el país.

Ambos murieron junto a otros siete artistas en la tragedia aérea del 10 de octubre de 1971 cuando uno de los motores de la avioneta en la que viajaban perdió potencia luego despegar y cayó al Río de la Plata.

“Queremos conmemorar este día y recordar lo que nos han dejado los nueve bailarines que fallecieron. Legado que quedó no solo en el Teatro Colón como institución, sino en cada uno de los integrantes del Cuerpo Estable del Ballet, de la Escuela y del público de todo el país”, expresó la Directora General del Teatro Colón, María Victoria Alcaraz.

En la reinauguración participó también el ministro de Cultura porteño, Enrique Avogadro quién manifestó que “hoy se plasma el volver a disfrutar de esta obra de arte que conmemora estos 50 años de dolor”.

“Homenajear como corresponde a este suceso tan grande que se escribe todos los días y de los cuales estos magníficos bailarines y bailarinas fueron una página importante de esta historia ”, agregó.

El monumento con los bailarines en un “pas de deux” (paso a dos) eterno debió ser restaurada durante casi dos años por el Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana de Buenos Aires.

Se realizó una limpieza manual del bronce con el que fue fabricado, además tuvieron que reconstruir un brazo de una de las estatuas y reforzaron el pie de apoyo para aumentar la estabilidad y fortalecer la estructura.

El encuentro convocó a bailarines, familiares de los fallecidos y al actual cuerpo estable del ballet del primer coliseo junto a su directora, Paloma Herrera.

“Este tipo de homenajes es lo que mantiene el recuerdo vivo. Estoy muy agradecida de que todos ustedes estén acá para homenajear a la danza”, expuso Herrera.

La obra se encuentra rodeada por la “Fuente de los Bailarines” del arquitecto Ezequiel Cerrato, acompañada por una placa conmemorativa que también debió ser restaurada.

Por su parte, estudiantes de la carrera de danza del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón arrojaron claveles rojos a la fuente para homenajear a los artistas mientras eran nombrados.

LA TRAGEDIA DEL COLÓN

Los miembros del ballet estable del Teatro Colón debían viajar el 10 de octubre de 1971 para realizar una función a beneficio en la ciudad patagónica de Trelew, en la provincia de Chubut (sur); sin embargo, tras avanzar unos 500 metros de la cabecera de la pista, la avioneta comenzó a tener desperfectos técnicos.

El piloto del bimotor a pistón reportó el problema a la torre de control y avisó que volvería a aterrizar; pero, luego de realizar un viraje a baja altura sobre el río, sostuvo una última comunicación en la que contaba que caía al agua pues uno de los motores había perdido potencia y la avioneta se estrelló finalmente en el Río de la Plata.

El estado del río impidió las tareas de rescate y la máquina pudo ser reflotada al día siguiente; en el lugar intervinieron fuerzas policiales guardacostas de Argentina, buzos, helicópteros y hasta una grúa.