EFELima

El rol protagonista de las mujeres peruanas en las protestas antimineras de Cajamarca, región del norte de Perú, es el tema central de la exposición que presenta desde este viernes en Lima la fotógrafa y activista española Ruth Montiel.

Entre los retratos expuestos está el de la agricultora Máxima Acuña, ganadora del premio medioambiental Goldman en 2016 por su batalla judicial emprendida para no ser desalojada de su casa por la Minera Yanacocha, lo que impide la explotación de la mina aurífera Conga, con una inversión estimada en 4.800 millones de dólares.

"Máxima Acuña es un emblema de la mujer luchadora, no solo cajamarquina sino a nivel internacional. Es una de nuestras protagonistas principales al igual que otras mujeres que están luchando desde el principio", explicó Montiel a Efe.

"Ellas están muy presentes y muy conscientes. Se nos dice el sexo débil, pero las primeras que están cuando hay que sacar las garras son las mujeres", agregó.

Las fotografías son el resultado de tres meses de incursión de Montiel por las zonas altoandinas de Cajamarca en 2016, a donde acudió como parte de su proyecto "Sin oro no hay hombre", que también la llevó anteriormente a retratar la minería aurífera en Johannesburgo.

"Buscaba otro país donde había un paralelismo con la causa y me encontré el conflicto que había en Cajamarca y descubrí a Máxima Acuña y la lucha que ella llevaba emprendiendo años con la empresa Yanacocha", comentó.

Sobre el título de su proyecto, la activista gallega indicó que el término de hombre lo utiliza como genérico para advertir que el ser humano "está en la cima de la pirámide natural" y "es el destructor de todo lo que está en la naturaleza".

La exposición, que tiene como curadora a la peruana Carolina Cardich, estará abierta al público en el Centro Cultural de España (CCE) en Lima hasta el 10 de julio con una serie de actividades complementarias que se sucederán en las próximas semanas.

El próximo 22 de mayo habrá un conversatorio con la abogada de Máxima Acuña, Mirtha Vásquez; el fotógrafo Marco Garro, el ingeniero ambiental Jorge Chávez, el sociólogo Antonio Palomino y la curadora Carolina Cardich.

Dos días más tarde se proyectará "La vida no vale un cobre", un documental transmedia que retrata la problemática socioambiental en la provincia peruana de Espinar, de la región de Cusco, tras 35 años de minería.

El 3 de junio será para el turno de "Hija de la laguna", del cineasta peruano Ernesto Cabellos, que cuenta la lucha de Nélida Ayay y las comunidades campesinas por conservar una laguna bajo la cual se encuentra un rico yacimiento de oro codiciado por la empresa minera más grande de América del Sur.

La serie de proyecciones culminará el 11 de junio con "Las damas azules", producido por la ONG Ingeniería Sin Fronteras Cataluña, donde muestra la resistencia femenina organizada en contra del proyecto Conga.

El proyecto aurífero Conga contempla el drenaje de cuatro lagunas que se encuentran en cabeceras de cuenca, dos de ellas para extraer oro y las otras dos para verter los residuos tóxicos.

Conga se encuentra paralizado desde 2012, después de que las protestas contra la mina causaran cinco muertos, pero Yanacocha mantiene su intención de ejecutarlo próximamente.