El luchador John Cena estrena su película más importante hasta la fecha, "F9", la novena entrega de la saga "Fast & Furious", donde interpreta a un hermano de la familia Toretto que se convierte en enemigo de los protagonistas.

"Yo estaba dentro del proyecto con cualquier papel, pero cuando supe que era un villano me emocionó el doble, nunca antes lo había hecho", explicó en una entrevista con Efe el campeón de la WWE.

Mientras sus seguidores esperan su regreso -ya confirmado- al cuadrilátero, Cena continúa haciéndose un hueco en Hollywood tras sorprender con su papeles en "Trainwreck" (2015), "Daddy's Home 2" (2017), "Blockers" (2018) y la saga "Transformers" (2018).

Su inclusión en "Fast & Furious", conocida por sus trepidantes escenas de acción y lucha, era un salto natural para el culturista.

"Tengo muchas horas de experiencia en actuación física y me siento cómodo en ese aspecto, sigo asumiendo retos para mis habilidades como actor y aún me queda mucho por aprender", reconoció.

¿El mejor consejo que ha recibido en la meca del cine? Llegar a los rodajes pronto y con los diálogos aprendidos. "Y trabajar más que los demás", añadió.

En "F9", Cena encarna a Jakob Toretto, un asesino que es hermano de Dominic Toretto (Vin Diesel) y que tendrá como aliada al personaje de Charlize Theron, la villana Cipher.

Entre trepidantes persecuciones por Londres, Tokio y Centroamérica, la película narra la complicada relación entre los hermanos de la familia Toretto, que quedó rota después de la muerte de su padre Jack durante una carrera en 1989.

Después de "F9" llegará una décima entrega dividida en dos partes en la que los protagonistas se despedirán de la saga original de "Fast & Furious".

Esta etapa final supondrá el regreso de muchas caras conocidas, como Theron, Tyrese Gibson, Helen Mirren, Ludacris, Michelle Rodríguez y Sung Kang.

"A la gente que ama esta franquicia les diría que es real, que la familia de "Fast & Furious" es real, tanto en cámara como fuera de ella. Se preocupan mucho por estas películas para que entretengan a todo el mundo", aseguró Cena.

La franquicia protagonizada por Vin Diesel se mantiene como una de las más lucrativas de Hollywood, gracias a su habilidad para incorporar a nuevas estrellas en su reparto.

Su argumento ha ido mutando desde que se estrenó en 2001. Ha pasado de un filme sobre la pasión que despiertan los coches en el sur de Califoria a una saga de acción con guiños a las películas de superhéroes.

Pero eso no ha mermado su éxito: Sus ocho películas anteriores, más el "spin-off" de "Hobbs & Shaw", han recaudado en todo el mundo más de 5.800 millones de dólares.

UNA COLABORACIÓN CON DWAYNE JOHNSON

No es la primera vez que "Fast & Furious" ficha a un luchador de la WWE. Dwayne Johnson ("la roca") participó en varias películas de la franquicia y es el protagonista de la saga derivada, "Fast & Furious Presents: Hobbs & Shaw", que espera dar continuidad al proyecto cuando termine la línea argumental original.

Por eso, muchos seguidores especulan con que las próximas entregas incluirán un cara a cara entre Johnson y Cena.

"Soy el nuevo de la franquicia, de ninguna manera puedo controlar esas elecciones pero veremos qué pasa", respondió Cena.

De momento, el luchador solo quiere hacer proyectos en los que encaje. "No quiero decir 'quiero hacer esto' y cambiar el concepto de un proyecto por algo peor, prefiero que un creador se lo imagine y diga 'me encaja', así es como me propuso Vin Diesel sumarme a "F9"".

Su próximo estreno también va a lo grande, estará en la nueva "Suicide Squad" que prepara James Gunn (el director de "Guardians of the Galaxy").

Javier Romualdo