EFEMiami

"Comedian", la instalación del artista italiano Maurizio Cattelan hecha con una banana pegada a la pared con cinta adhesiva que se vendió por 120.000 dólares en Art Basel Miami Beach, tuvo un final imprevisto pero hasta cierto punto esperable: otro artista se la comió.

El artista neoyorquino de "performance" David Datuna llegó el sábado al espacio de la galería parisina Perrotin y delante de un numeroso público que le grababa y fotografiaba con sus teléfonos despegó la banana de la pared y se la comió, según puede verse en los videos que circulan por redes y medios.

Datuna anunció que se trataba de una "performance" de un "artista hambriento" antes de llevarse a la boca a "Comedian".

Mientras se comía la fruta agradeció al artista italiano y a la galería por la fruta y preguntó si tenían más.

Luego dijo su nombre y se fue.

El portavoz de Perrotin Gallery, Lucien Terras, le dijo después al diario The Miami Herald que Datuna no "destruyó" la obra de arte.

La "banana es la idea", mientras que la obra es el certificado de autenticidad que se proporciona al comprador, que puede reemplazar la banana por cualquier otra.

La banana que acabó en el estómago de Datuna no tenía nada de particular. Cattelan la compró en un supermercado de Miami, según la información sobre la obra que la galería dio antes de que alcanzara tanta notoriedad.

"Comedian" ha supuesto "mucha tensión y atención" y "nuestra galería no se dedica a los espectáculos", pero la respuesta ha sido "grande", pues ha hecho "sonreír a muchas personas", agregó Terras en sus declaraciones al diario.

Según se anunció esta semana en medios, las tres obras de la serie "Comedian" que hizo Cattelan se vendieron en Art Basel, las dos primeras por 120.000 y la tercera por 150.000.

La galería no ha confirmado ni desmentido esa información.

Lo que es seguro es que la banana pegada con cinta adhesiva gris a una de las paredes blancas de la feria ha sido lo mas sonado de Art Basel, que abrió sus puertas al público el pasado 5 de diciembre y espera batir el récord de más de 83.000 visitantes de 2018 antes de su clausura hoy 8 de diciembre.

Muchos en las redes y en los medios -hubo un canal que compró los materiales e hizo lo mismo que el artista italiano y no pagó más que unos pocos dólares- se ríen con esta historia, pero otros se lo toman con más seriedad y hacen teorías acerca del significado de "Comedian".

El sitio especializado ARTnews se preguntó esto días si "Comedian" era un signo "cínico" de los tiempos o una "emocionante obra de arte".

La aparición en escena de Datuna y la ingestión de la banana aportan nuevos elementos al debate.

Un día antes de la presentación de "Comedian", la galería Perrotin, aseguró en una nota de prensa que este trabajo "es una mirada a la forma en la que atribuimos valor y a qué objetos se lo atribuimos".

Cattelan, de 59 años, alcanzó gran popularidad internacional en 1999 gracias a su obra "La nona ora" (La abuela reza) en la que se representa el impacto de un meteorito en una estatua de cera del papa Juan Pablo II y que se exhibió en la Art Basel, de la ciudad suiza de Basilea, la primera de estas ferias.

Así el escultor se ganó un nombre como artista controvertido. En 2016 reemplazó un retrete del museo Guggenheim de Nueva York por una replica completamente funcional de 18 quilates de oro disponible para el uso del público.

Curiosamente, la obra, que Cattelan tituló "America", fue robada el pasado 14 de septiembre en una exhibición en el palacio de Blenheim de Oxfordshire (Inglaterra), lugar de nacimiento de Winston Churchill, sin que hasta ahora se haya recuperado.