EFEBuenos Aires

El Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina (MNBA) acoge una muestra con más de 30 óleos, acuarelas y dibujos del uruguayo Pedro Figari (1861-1938), quien se consagró como pintor con 60 años en Buenos Aires y pasó a la historia como uno de los principales exponentes del arte rioplatense.

"Figari: mito y creación" recorre todas las etapas del pintor, impulsor de la "mitografía" del Río de la Plata, un tipo de pintura evocativa y fantástica que recreaba las costumbres culturales de Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay, como las danzas criollas y los candombes de los negros esclavos y libertos.

Esa mitografía es el "núcleo duro de su producción", pero la exposición "muestra también otras pinturas que no son muy conocidas que demuestran las distintas preocupaciones que tenía Figari", señaló a Efe Pablo Thiago Rocca, director del Museo Figari de Uruguay, centro del que proceden las obras expuestas.

La selección de los cuadros, algunos de los cuales llegan también del Museo Nacional de Artes Visuales de Montevideo, se estructura en ocho núcleos temáticos:"La leyenda rioplatina", "Nocturnos y crepúsculos", "Corridas de toros y juegos", "Vida primaria (serie de los Trogloditas)", "El otro mundo", "El bajo mundo", "Crímenes" e "Historia Kiria".

"En Figari estamos ante escenas amables que incluyen al espectador en la vida plena de los sectores populares, exenta de la mirada extrañada de quien contempla a figuras sociales que le resultan no asimilables", declaró el director del MNBA, Andrés Duprat.

El emblemático artista, nacido en Montevideo en 1861, destacó por versatilidad, ya que incursionó en otros campos antes de la pintura, desempeñándose además como abogado, político, articulista, filósofo, educador y escritor.

Electo diputado del Partido Colorado de Uruguay, sus artículos en contra de la pena de muerte fueron un detonante para la aprobación de la ley abolicionista que se promulgó en el país en 1907.

En 1915 fue nombrado director de la Escuela Nacional de Artes y Oficios (ENAO), donde se dedicó a instruir a artistas obreros, pero renunció a su cargo en 1917 debido a su disconformidad con la desaprobación del plan de reformas.

Fue ahí cuando descubrió la pintura, de forma que obtuvo su primer reconocimiento artístico en el círculo bonaerense en 1921, hecho catalogado como un "honor" por Héctor Lescano, embajador de Uruguay en Argentina.

"Que hoy, casi un siglo después de que fijara residencia en Buenos Aires, se esté llevando adelante esta gran muestra, es un acontecimiento histórico", señaló el embajador en la nota de prensa oficial de la exposición.

Figari se mudó a París en 1925 y en esta etapa expuso sus pinturas por Europa y América y recibió visitas de algunas efemérides relacionadas con el ámbito artístico e intelectual de la época, como Pablo Picasso, James Joyce o José Ortega y Gasset.

Se introdujo en la escritura a la par que la pintura, y llegó a publicar el 1928 el poemario "El arquitecto", homenaje póstumo a su hijo fallecido y dos años más tarde la novela utópica "Historia kiria".

Su tumultuosa vida, opina Rocca, fue un aliciente para sus creaciones artísticas. "El responde creativamente a sus problemas", concluyó.

En 1934 volvió a Montevideo, donde ejerció el cargo de asesor artístico del Ministerio de Instrucción Pública de Uruguay y continuó exponiendo hasta su muerte en 1938, cuando tenía 77 años.

"Figari: mito y creación", que se realiza en consonancia con el Mercado de Industrias Creativas Argentinas 2019 y la Cumbre Cultural de las Américas en Buenos Aires, fue inaugurada este sábado y permanecerá hasta el 15 de septiembre.