EFELa Paz

La ciudad boliviana de La Paz empezó a saldar una deuda histórica con el artista plástico Miguel Alandia Pantoja, uno de los grandes muralistas de Latinoamérica en el siglo pasado, cuya obra de alto contenido social fue ocultada y destruida durante las dictaduras militares en Bolivia.

El legado artístico, político y social de Alandia Pantoja fue recordado este jueves en un homenaje organizado por su familia y la Alcaldía de La Paz en el Museo de la Revolución Nacional, donde fueron depositados sus restos.

EL ARTISTA "PROSCRITO"

"La importancia de este acto creo que es saldar una deuda histórica que teníamos todos con Miguel Alandia Pantoja, porque al margen de que él ha fallecido en el exilio, posteriormente ha sido proscrito", dijo a Efe un sobrino del artista, Gustavo Viscarra.

Incluso la tumba en la que fue enterrado en el Cementerio General de La Paz estaba oculta, por lo que fue "muy difícil" hallarla para la correspondiente exhumación, explicó.

Viscarra consideró que es "un justo homenaje" al artista, con miras también a que su obra "sea difundida y conocida por las generaciones actuales en el país".

"No se conoce mucho de él porque se ha tratado de ocultar toda su obra, se ha tratado de hacer desaparecer su nombre de la historia de Bolivia", lamentó Viscarra.

VIDA Y TRAYECTORIA

Miguel Alandia Pantoja nació en 1914 en el pueblo minero de Catavi, en la región andina de Potosí, falleció en el exilio en Lima en 1975 y al poco tiempo de su muerte fue enterrado en el Cementerio General en La Paz. según información difundida por la Secretaría Municipal de Culturas.

Alandia fue fundador de la Asociación Boliviana de Artistas Plásticos, del Sindicato de Artistas Revolucionarios, de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y de la Central Obrera Boliviana, la mayor patronal del país, destaca la misma fuente.

El boliviano fue el único artista de la región que expuso sus obras en el Palacio de Bellas Artes de México, por invitación del Gobierno mexicano y del artista Diego Rivera.

Alandia combatió en la guerra del Chaco, librada entre Bolivia y Paraguay entre 1932 a 1935, participó en la Revolución Nacional de 1952 y fue parte de la resistencia de las dictaduras militares en la década de los años 1970, recordó por su parte el secretario municipal de Culturas, Andrés Zaratti.

"Estuvo muy comprometido a través de su filiación política en los procesos y sobre todo con el movimiento minero y obrero", indicó.

EL HOMENAJE

Ese compromiso social motivó a que la Secretaría de Culturas trabaje junto a la familia de Alandia y al colectivo de artistas Cementerio de Elefantes en la recuperación y difusión de la obra y trayectoria de "uno de los más grandes artistas plásticos" que ha tenido Bolivia, destacó Zaratti.

Como parte de ese trabajo, en esta jornada se colocaron los restos del artista en el Museo de la Revolución Nacional, donde se encuentran los dos murales "más importantes que él tiene que reflejan su pensamiento, su visión y el momento histórico en el cual vivió", agregó el secretario.

El homenaje incluye una muestra, "la más grande después de la muerte del artista", con 155 cuadros, que desde este viernes se expondrán en el Museo Tambo Quirquincho de La Paz.

Según Zaratti, son obras "que están en custodia de la familia y que por primera vez están siendo presentadas a la población".

En los primeros tres días de la muestra habrá guías que explicarán a los visitantes sobre la vida, obra y pensamiento del muralista a través de sus cuadros.

Viscarra resaltó que con esta actividad se mostrará el "compromiso" de Alandia con la sociedad boliviana, "particularmente con la gente humilde, la gente minera, la gente campesina".

FUTURAS ACCIONES

Los familiares y sindicalistas que le admiran han pedido a las autoridades hacer gestiones para que el legado de Alandia se pueda concentrar en algún espacio cultural.

La Secretaría Municipal de Culturas buscará coordinar con otras instituciones para poder adquirir esa obra, "ponerla bajo custodia del Estado" y crear un centro cultural para su exposición y la promoción de las artes plásticas, explicó Zaratti.

También gestionarán que el legado de Alandia sea reconocido como patrimonio municipal por el concejo paceño y posteriormente nacional. EFE

gb/lar/cfa

(foto) (video)