EFECiudad de México

La cantante española Natalia Lacunza pisa por primera vez suelo mexicano y aunque la experiencia ha sido corta y no ha podido subirse a un escenario, está disfrutando del amor que le profesa la gente del país a la música: "Lo sienten desde el alma", dijo este jueves en entrevista a Efe.

"Aquí siento que la gente se aferra mucho a sus sentimientos y a sus emociones y las viste de cosas preciosas. Es algo que aprecio muchísimo y con lo que me siento súper conectada", expresó la artista española.

Lacunza (Pamplona, 1999) se ha impresionado por las virtudes de los mexicanos: su amabilidad, su calidez, pero sobre todo por su sentir con la música.

Para ella, esa "manera ideal de vivir la música" es muy valorada desde España y no solo en los artistas, sino también en el público.

Y aunque por el momento en esta visita no fue posible hacer conciertos, sus seguidores fueron a recibirla en el aeropuerto y durante su estancia le recordaron en múltiples ocasiones que es muy querida en el país.

"Obviamente teníamos contacto por redes pero he flipado en colores porque vino gente al aeropuerto y viene gente al hotel todas las mañanas a traerme muchísimas cosas", contó emocionada y restando importancia a los regalos.

"Es más bien la sensación de que ellos conectan con mi música y les aporta algo en su vida. La emoción que tienen en sus ojos que me digan que han pasado por una época mala y que mi música les ha ayudado a lo que sea", continuó.

Y los momentos que pudo compartir con quien escucha sus temas en México le han hecho reafirmar su idea de hacer "música desde el corazón".

COCINANDO NUEVA MÚSICA

Pero además de esta conexión, empleó su tiempo en México para hacer un primer acercamiento con la capital antes de que pueda venir a tocar y para componer melodías y letras que serán parte de su primer disco largo tras los ep "otras alas" y "ep2".

"He hecho un montón de compo (composición), básicamente vine para componer. Estoy ahora en el proceso de composición de mi primer disco largo y la discográfica tomó la decisión de 'es el momento de ir'. Aunque es un momento raro yo estoy feliz, creo que tengo un montón de suerte y me lo estoy pasando súper bien en todos los sentidos", relató.

Y la navarra, aunque está absorbiendo todo lo que puede y tratando de hacer ciertos cambios en su modo de componer, siempre ha sentido que "de manera muy genuina" ha hecho lo que le ha "dado la gana".

"Yo siempre he sido súper genuina en ese sentido, desde el principio colaboré con la gente que realmente me flipaba lo que hacía, me daba un poco igual, me dejaba llevar por lo que me decía mi corazón y mi gusto sin mirar números ni nada", confesó.

Y eso, consideró, también se ha convertido de alguna manera en alguna estrategia, aunque siempre de manera no intencional.

Lacunza, que fue la tercera finalista de Operación Triunfo 2018, ha colaborado con múltiples artistas de la escena independiente española pero siempre con modos de trabajar, música y valores con los que se ha visto identificada.

EN UNA ESCENA "EFERVESCENTE"

Por suerte, al mudarse a Madrid después de su participación en el concurso de talentos encontró amigos y compañeros con los que ha ido creciendo.

"Tengo la suerte de conocer a un montón de gente. Madrid es pequeño, bueno, es muy grande, pero en la escena es fácil conocer a todo el mundo y tengo muchos amigos con muchísimo talento. Es una época muy bonita en ese sentido", dijo.

Además, celebró que la escena musical en España sobreviva a pesar de la pandemia, innovando sin miedo y mezclando géneros y estilos.

"Se está desarrollando un poco por sí misma esa escena. Se está renovando el aire (...) sin la necesidad de estar con agencias y discográficas súper grandes", narró.

Ella es una de las afortunadas, dijo, que pudo tocar en directo desde junio de 2020 aunque en lugares con aforo reducido y con todas las medidas sanitarias.

Aunque se muestra positiva y reconoce que "se puede ver un poco la luz" y le ilusiona la idea de poder volver a tocar, intenta mantenerse neutral para no hacerse "muchas ilusiones ni tampoco ser derrotista".