EFEArequipa (Perú)

El escritor español Luisgé Martín aseguró hoy en una entrevista a Efe que pasó de ser "una cucaracha a un ser humano" cuando decidió aceptar su homosexualidad y no mantenerla escondida, proceso que narra de manera autobiográfica en su último libro, "El amor del revés" (Anagrama).

Martín, que esta semana presentó su libro en Perú con motivo de su presencia en el Hay Festival de Arequipa, precisó que durante muchos años tuvo "la sensación de ser alguien apestado, un insecto que tenía que vivir en la oscuridad, mentir y disimular todo aquello que era".

"Al final tengo una virtud que es una escasa capacidad de soportar el sufrimiento, y la promesa que me hice de que nunca nadie sabría nada y no tendría sexo, para vivir nada más que en los libros, se volvió una tontería. Era absurdo", comentó Martín.

"Mi libro cuenta una historia de éxito, de alguien que es cucaracha y acaba siendo un ser humano, al contrario que en 'La transformación' de Franz Kafka, pero no hay un método claro. Las cosas se acaban solucionando con tu propio instinto", agregó.

El escritor madrileño deseó que "El amor del revés" no solo sirva de ayuda para jóvenes que, como en su caso, atraviesan un conflicto interno para definir su orientación sexual, sino que además actúe de remedio contra lo homofobia.

"Frente al estigma de que los homosexuales vienen de familias desestructuradas o son pervertidos de mente sucia, mi libro demuestra que yo era un 'pringao', igual de tonto que los demás, al que le decían que no podía enamorarse de un compañero de colegio. A partir de ahí es donde produce ese sufrimiento totalmente innecesario", indicó.

Martín reconoció que se hubiera ahorrado mucho sufrimiento de haber vivido su adolescencia en la actualidad y no en los años 70, porque ahora "todos es muchísimo más sencillo, con mil herramientas para mirarse a los espejos, como personajes públicos, internet y televisión".

"Todo lo que ahora se hace a golpe de clic en el Tinder o Grindr, a mí me tomaba meses. A los 16 años, si realmente lo tienes claro, puedes quedar con alguien no para tener sexo, sino para intercambiar ideas y saber que hay muchísima más gente como tú. Eso es lo que yo tardé muchísimo en entender y aceptar", apuntó.

Tuvieron que aparecer dos personas, entre ellas su primera pareja formal, con la que estuvo dos años, para que Luisgé Martín terminara con su tormento y viviera sin esconder su homosexualidad.

"La gente al final es la que te salva. El infierno somos nosotros. Me di cuenta que no tenía sentir ir escondiendo nada cuando sentí ese amor y la posibilidad de construir una vida sólida", dijo Martín.

El escritor indicó que "'El amor del revés' ha sido el libro en el que más he llorado para escribirlo, y también en el que más feliz me he sentido al recordar algunos momentos de júbilo".

"Cuando uno escribe algo de sí mismo sin estar disfrazado de nada, todo está justo debajo de la piel. Aprendí a querer a ese niño que fui. Ese desprecio y minusvaloración que yo tenía hacía mí mismo en esa franja de edad se arregló. Ahora nos queremos", añadió.

El autor opinó que, para proteger en España los derechos de las lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI), "lo único que queda pendiente es una ley nacional de odio que tipifique como crímenes de odio las agresiones" a este colectivo.

"También un protocolo transversal que lleve todo eso a la escuela para enseñar que esa diferencia no es pertinente para odiar o burlarse a alguien, sino todo lo contrario, para integrarle, ayudarle y apoyarle", concluyó.

Luisgé Martín, autor de "La mujer de sombra", "La misma ciudad" y "La vida equivocada", ha sido galardonado con el Premio Ramón Gómez de la Serna de narrativa, el Vargas Losa de relatos, el Antonio Machado, así como el Premio Llandes de viajes.