EFENueva York

"En Chile el pueblo dijo 'basta ya'", cuenta a Efe Vee Bravo, el director del documental "Primera", que con su estreno mundial en el Festival de Cine de Tribeca este sábado lleva hasta Nueva York las historias de algunos de los protagonistas de las protestas chilenas que desembocaron recientemente en la aprobación de la redacción de una nueva Constitución para el país.

"Chile es un ejemplo de un poder popular que va a llevar a un cambio estructural, cosas que no se han visto en el mundo en siglos", asevera el cineasta en una entrevista en el centro de Nueva York, una ciudad que ha sido su hogar desde que con 7 años, en la década de los 70, Bravo huyó con su familia de su país natal.

En su cinta, una de las pocas de origen latino que se ven en la vigésima edición de Tribeca, Bravo se adentra en la vida de varios de los ciudadanos que lideraron manifestaciones que se desataron en Chile en octubre de 2019 cuando se anunció un aumento de precios del transporte público en Santiago impuesto por el gobierno de Sebastián Piñera.

LA GOTA QUE COLMÓ EL VASO

Fue la gota que colmó el vaso para muchos chilenos, que salieron a las calles de ciudades de todo el país a protestar por el alto costo de vida y la falta de servicios sociales, y que rechazaban las instituciones y la Constitución del país, redactada en 1980 durante la dictadura de Augusto Pinochet.

"Primera" sigue a algunos de los miembros de "la primera línea de defensa de Chile", que estaba formada por un grupo de manifestantes que se situaban entre la policía y el grupo general de ciudadanos que salían a la calle para protegerles de los embistes de las fuerzas del orden, y con la intención de que pudieran protestar sin ser acosados por los carabineros.

Entre ellos, Bravo acompaña en su día a día a un hombre que perdió un ojo al ser golpeado por un proyectil de la policía -una de las cientos de personas que sufrieron lesiones oculares en el levantamiento popular-, y a una mujer que, pese a ser una madre de familia, no duda en formar parte de este grupo de activistas que arriesgan su integridad física en cada una de las protestas, alguien a quien quiso dar especial protagonismo.

EL PROTAGONISMO DE LA MUJER

"Cuando llegué a Chile en octubre de (...) 2019, lo que me quedó muy, muy claro es que la compañera, la mujer combatiente, era el personaje más importante. (...) La mujer siempre ha tenido liderazgo, siempre ha sido un personaje muy importante, pero los textos de la historia nunca la tratan con esa importancia", explica Bravo.

"Me di cuenta que la historia de este nuevo país era la historia de la mujer combatiente luchadora en Chile", agrega el cineasta, que decidió viajar a su país desde Nueva York en octubre de 2019 después de formar parte de una manifestación en favor del pueblo chileno en Manhattan.

"La segunda semana después del estallido hubo una protesta de apoyo aquí en la ciudad de Nueva York, en Union Square Park, y vine con mi mamá a apoyar, y viendo las actividades me hice la pregunta: ¿Por qué estoy acá parado esperando a que me lleguen las noticias?", cuenta.

Bravo pasó tiempo con estos personajes durante meses, esbozando una imagen de cómo los manifestantes lidiaban con el peligro tangible que suponía el formar parte tan visible de estas protestas, en las que fallecieron al menos 44 personas, y miles más resultaron heridas.

Su esfuerzo y sacrificio, destaca Bravo, ayudó a que se convocara un referéndum para consultar si los chilenos querían o no una nueva constitución, algo que recibió un apoyo abrumador.

FE EN EL FUTURO

Así, afirma, Chile se ha convertido en un modelo a seguir para el resto del mundo de cómo reinventar un país. Pero "no por los políticos, por la gente del pueblo", apunta.

"Tengo fe en que las cosas van a cambiar para mejor", vaticina, pero señala que eso también depende de si las personas que fueron elegidas para redactar una nueva carta magna para el pueblo cumplan con su cometido.

"Pienso que ese va a ser el tema más importante en el futuro, si las personas que han sido elegidas para escribir esta constitución se van a mantener en los objetivos, van a tener la lealtad al pueblo que los eligió para escribir ese documento tan importante. Y eso no se puede predecir, hay que ver qué es lo que va a pasar con el tiempo", zanja.

Helen Cook