EFEPamplona (España)

La ciudad española de Pamplona apura las horas previas a los Sanfermines más esperados de la historia, tras dos años en los que sus fiestas de fama internacional fueron suspendidas a causa de la pandemia de covid-19.

"Bienvenidos a las fiestas más grandes del mundo", es el mensaje del Ayuntamiento de Pamplona, que espera miles de visitantes de distintos países para presenciar sus populares encierros, los toros que corren por las calles.

Estas fiestas regresan a lo grande, con 532 actos oficiales programados durante ocho días y medio en una de las celebraciones más internacionales del mundo, que comenzará este miércoles con el chupinazo, el lanzamiento desde el balcón del Ayuntamiento de un cohete, que tradicionalmente marca el inicio de los Sanfermines.

A partir de ese momento se dará rienda suelta a un amplio repertorio de conciertos, verbenas, fuegos artificiales, exposiciones, animación de calle y actividades infantiles, además de los tradicionales encierros.

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, de origen uruguayo, ha animado a disfrutar las fiestas "por tres", después de dos años de suspensión, y ha recordado que es una celebración abierta a todo el mundo, por lo que ha invitado a los visitantes a integrarse y vivir los Sanfermines "como una parte más" de la ciudad.

Las fuerzas de seguridad españolas realizarán patrullajes conjuntos con agentes de Países Bajos, Alemania, Italia, Portugal, Francia y Rumanía.

Y con los Sanfermines, regresa la Feria del Toro. Este año, como conmemoración del centenario de la plaza pamplonesa, el 7 de julio habrá una corrida especial con siete toros, el primero de ellos de rejones para Pablo Hermoso de Mendoza y otros seis para Roca Rey, Morante de la Puebla y el Juli.

El día 14 Antonio Ferrera se encerrará con seis toros de la reconocida ganadería española de Miura de forma desinteresada a beneficio de la casa de Misericordia, propietaria de la plaza.

Entre preparativos de última hora y buenos deseos para el regreso de las fiestas, Pamplona vive los momentos previos a unos Sanfermines que terminarán el próximo día 14 a medianoche cuando miles de personas con velas encendidas entonen el tradicional "Pobre de mí".

Esta tradición de origen medieval fue popularizada por personalidades como el escritor estadounidense Ernest Hemingway y en películas de Hollywood desde el siglo pasado, hasta adquirir una dimensión multitudinaria.