EFELima

El Sao Paulo debutó este martes con triunfo en la Copa Libertadores al ganar por 0-3 al Sporting Cristal y romper una sequía de seis años sin ganar de visitante en el torneo internacional.

Después de doce salidas sin triunfos en la Libertadores, donde acumulaba ocho derrotas y cuatro empates, el equipo brasileño se llevó finalmente los tres puntos de Lima con los goles de Luan, del argentino Martín Benítez, el mejor jugador del partido; y de Éder.

Con esta victoria, que lo sitúa líder del Grupo E, también empieza con buen pie su nueva andadura internacional el técnico argentino Hernán Crespo, que ha asumido el reto de intentar ganar la cuarta Libertadores del Sao Paulo.

De momento son ya cinco victorias consecutivas las que acumula el equipo tricolor en esta temporada tras haber sumado cuatro antes en el campeonato paulista.

El triunfo de Sao Paulo supuso la primera derrota de la temporada para Sporting Cristal, que hasta ahora contaba todos sus partidos por victorias en las cuatro primeras jornadas de la liga peruana.

Pese al dominio apabullante del torneo local, el equipo limeño se vio superado por las individualidades de su rival, que supo controlar el juego sin necesidad de tener la posesión del balón.

Los visitantes apenas tuvieron que esforzarse para ponerse en ventaja, pues le bastó con que Luan cazase un mal rechace del ecuatoriano Washington Corozo para conectar un remate que se desvió en un defensor y acabó en la red de Cristal en el minuto 17.

Hasta ese momento la igualdad imperaba sobre la cancha, y después del gol el equipo celeste no se amilanó pero se mostró espeso e impreciso en los metros finales.

La mejor prueba de ello es el uno contra uno que desperdició el extremo ecuatoriano Washington Corozo en el minuto 65, que fue la ocasión más clara del Cristal en todo el encuentro.

Para entonces los peruanos ya perdían por 0-2 después de que Benítez hubiese dejado casi sentenciado el encuentro con un contundente disparo desde la frontal del área muy ajustado a la base del poste.

En los minutos finales Cristal bajó los brazos y dio pie para que Sao Paulo marcase su tercer gol por medio de Éder, un tanto que momentos antes había acariciado Dani Alves jugando casi como un delantero más.

Con esta demostración de juego efectivo e inteligente, el equipo al mando de Crespo presenta sus credenciales para ser uno de los grandes protagonistas del máximo torneo continental.