EFESao Paulo

Boca Juniors consiguió este martes un valioso empate sin goles con Corinthians en Sao Paulo gracias al portero Agustín Rossi, que atajó un penalti al filo del descanso, en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.

Al conjunto argentino le valdrá ganar por cualquier resultado el próximo martes en La Bombonera para estar en cuartos.

El equipo brasileño dirigido por el portugués Vítor Pereira fue mejor en el cómputo general, maniató por momentos a los de Sebastián Battaglia, pero fue incapaz de batir a un inspirado Rossi que detuvo con destreza el penalti lanzado por Roger Guedes en el minuto 43.

El choque empezó caliente antes incluso de que la pelota empezara a rodar sobre el césped del NeoQuímica Arena. Uno de los autobuses que trasladaba a la comitiva de Boca fue apedreado y una de las ventanas del vehículo reventó, hiriendo levemente a un directivo.

La tensión entre estos dos históricos del fútbol suramericano viene en aumento desde que se cruzaron en la fase de grupos, con casos de racismo por parte de algunos hinchas argentinos. Entonces, Corinthians ganó por 2-0 en casa y empató 1-1 en La Bombonera.

Aunque esta noche ninguno de los dos contendientes salió entonado. Ambos estuvieron conservadores en el arranque, temerosos de un error fatal que les pusiera cuesta arriba la eliminatoria.

Empujado por una afición enfervorecida, el conjunto paulista poco a poco fue tomando el comando del partido frente a un cuadro xeneize que en todo momento pareció conformarse con el 0-0.

A los dirigidos por Pereira les faltó fluidez y tranquilidad para llegar con peligro a la meta de Rossi. Willian, ex del Chelsea y el Arsenal, se vio obligado a retrasar su posición para intentar crear algo de fútbol desde la medular. Mala señal.

La solidez de Izquierdoz y el resto de sus compañeros de zaga complicaron aún más a los locales. Con permiso de Willian, Adson y Mantuan fueron de los pocos que consiguieron brillar con luz propia en Corinthians.

Fue el propio Mantuan el que fabricó el penalti provocado por Marcos Rojo. El central dejó el brazo en el rostro del atacante, éste exageró la caída y el árbitro chileno Roberto Tobar decretó pena máxima.

Sin embargo, Roger Guedes falló ante Rossi, que se encargó de poner nervioso al delantero brasileño instantes antes del lanzamiento.

Ese regalo desperdiciado desconectó a Corinthians, que casi se fue al descanso con un gol en contra tras un remate de Benedetto que desvió Cássio con un paradón.

Los brasileños salieron con otra cara en el segundo tiempo. Giuliano y Mantuan tuvieron el primero en sus botas tras un jugadón de Willian, si bien la defensa del Boca repelió ambas acometidas de forma milagrosa.

Adson tampoco acertó dentro del área, sólo, al mandar su disparo por encima del larguero. En la zona técnica, Pereira pagaba su frustración con el micrófono de campo.

Antes, Boca intimidó con una falta directa del paraguayo Óscar Romero que obligó a Cássio a estirarse de nuevo.

En los últimos minutos, la escuadra de Buenos Aires se animó en busca de la sorpresa, aunque sin consecuencias. La Bombonera dictará sentencia.

- Ficha técnica:

0. Corinthians: Cássio; Fagner (m.45, Bruno Méndez), Joao Victor, Raul Gustavo, Lucas Piton; Gustavo Mantuan, Roni, Giuliano; Adson (m.82 Joao Pedro), Willian (m.91, Fábio Santos) y Roger Guedes (m.82, Júnior Moraes).

Entrenador: Vítor Pereira.

0. Boca Juniors: Agustín Rossi; Luis Advíncula, Carlos Izquierdoz, Marcos Rojo, Agustín Sández; Pol Fernández, Alan Varela, Óscar Romero (m.96, Jorman Campuzano); Sebastián Villa, Exequiel Zeballos (m.78, Juan Ramírez) y Darío Benedetto.

Entrenador: Sebastián Battaglia.

Árbitro: el chileno Roberto Tobar amonestó a Rojo, Villa, Roni, Piton, Joao Victor y Varela.

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores jugado en el NeoQuímica Arena de la ciudad brasileña de Sao Paulo.