EFEChicago (EE.UU.)

El poder del bate del campocorto puertorriqueño Francisco Lindor y del tercera base dominicano José Ramírez, que pegaron sendos jonrones, volvió a estar presente en la ofensiva de los Indios de Cleveland que ganaron a domicilio 2-5 a los Medias Blancas de Chicago.

Lindor, que llegó al decimoquinto vuelacercas en lo que va de temporada, le descifró la pelota al abridor hispano Carlos Rondón nada más comenzar el partido, con bambinazo solitario, y sin "out" en la pizarra.

Mientras que Ramírez hizo lo propio en la séptima entrada contra el relevista Chris Volstad (1-4), que cargó con la derrota, al ver como el toletero dominicano botaba la pelota fuera del parque con un corredor en circulación y dos "outs" en la pizarra.

Ramírez, que llegó a los 20 cuadrangulares en lo que va de temporada, tuvo de 5-1 y dejó en .292 su promedio de bateo, comparado al .295 que también tiene Lindor.

El bateo oportuno de Lindor y Ramírez permitió al abridor Mike Clevinger tener toda la ayuda que necesitaba durante las siete entradas completas que trabajó y en las que espació cinco imparables con dos carreras anotadas, incluido una que fue limpia, dio una base por bolas y abanicó a 11 bateadores rivales.

Clevinger (5-2) se quedó con la victoria al combinarse con tres relevistas, incluido el cerrador Cody Allen, que se encargó de sacar los tres últimos "outs" del partido por la vía del ponche y logró el decimotercer rescate en lo que va de temporada.

Volstad trabajó dos entradas como relevo de los Medias Blancas y fue castigado con tres imparables, incluido el jonrón de Ramírez no dio base por bolas ni sacó ningún ponche.

La victoria permitió a los Indios (36-31) mantenerse líderes destacados en la División central con cuatro juegos y medio de ventaja sobre los Tigres de Detroit (33-37), que son segundos y también lograron el triunfo al imponerse de locales por 3-1 a los Mellizos de Minnesota.