EFELondres

Desmenuzado, roto y a merced de un imparable Liverpool. Así sufrió el Manchester City de Sergio Agüero su peor derrota de la temporada (3-1), la encajada en Anfield en un partido marcado por una dudosa acción del VAR y por los nueve puntos que separan ya a Pep Guardiola y Jürgen Klopp.

Los tantos de Fabinho, Salah y Mané desarmaron al City, incrédulo ante un penalti por mano de Trent Alexander-Arnold que ni el árbitro ni el VAR apreciaron y que se convirtió en la piedra angular de las protestas y la desesperación celeste.