EFEKansas City (EE.UU.)

El joven mariscal de campo Patrick Mahomes corrió para un touchdown que cambió el destino del partido, agregó tres pases de anotación y los Chiefs de Kansas City consiguieron el boleto al Super Bowl LIV al vencer este domingo por 35-24 a los Titans de Tennessee.

Los Chiefs ganaron el título de la Conferencia Americana (AFC) y se hicieron de su primer viaje al Super Bowl en medio siglo.

Dentro de dos semanas deberán enfrentar a los campeones de la Conferencia Nacional (NFC), los 49ers de San Francisco o los Packers de Green Bay, que esta noche deciden el título de su conferencia.

Por primera vez desde 1970 y la tercera vez en general, los Chiefs (14-4) viajarán al Super Bowl.

El veterano entrenador Andy Reid y el propietario Clark Hunt recibieron el Trofeo Lamar Hunt, llamado así por su padre, emblemático del título de la AFC.

Mahomes lució casi al final del segundo cuarto cuando al no encontrar receptor disponible, decidió correr 27 yardas sobre la línea lateral izquierda hasta la zona de anotación y dio a los Chiefs su primera ventaja dentro del partido.

A partir de ese momento, los Chiefs superaron a los Titanes en todo el terreno de juego y acabaron con la condición de verdugo de los grandes favoritos que había tenido hasta ahora en los playoffs el equipo de Tennessee.

De la misma manera en que lo hicieron la semana pasada cuando tuvieron que remontar una desventaja de 0-24 contra los Texans de Houston, esta vez los Chiefs tuvieron que remontar nuevamente.

Estando 0-10 y posteriormente 7-17, el equipo de Kansas City logró una ventaja de 35-17 y confirmó que ahora también parte como el gran favorito a conseguir el título de Super Bowl, al margen de quien quede campeón en la NFC.

Mahomes completó 25 de 35 pases para 294 yardas con tres envíos de anotación y corrió para otra, siendo el mejor por tierra de la ofensiva de los Chiefs.

De nuevo, Mahomes estuvo seguro con sus pases al no permitir ninguna interceptación, lo derribaron dos veces dentro del paquete de protección y acabó con 120,4 en el índice de pasador.

Como se esperaba, los jóvenes receptores abiertos Sammy Watkins y Tyreek Hill fueron decisivos en la ofensiva de los Chiefs al ser los responsables de tres anotaciones y los objetivos preferidos de Mahomes.

Watkkins capturó siete pases de Mahomes para 114 yardas, el más largo de 60, y logró una anotación, mientras que Hill aseguró cinco pases con ganancia de 67 yardas y logró dos veces cruzar la línea de protección de los Titans.

"Quiero decir, es increíble. Realmente lo es", declaró Mahomes tras el partido. "Estar aquí, ser parte de Chiefs Kingdom y poder hacerlo aquí en Arrowhead, esta gente se lo merece. Y aún no hemos terminado".

Mahomes confirmó su condición de la nueva versión del Siglo XXI de lo que es un mariscal de campo que puede pasar el balón como el mejor y también convertirse en un corredor imparable para la defensa rival.

Sobre su anotación decisiva, que rompió la inercia del partido a favor de los Chiefs, dijo que todos los compañeros hicieron una gran labor para abrirle el camino.

"Estaban dominando a nuestra ofensiva", comentó Mahomes sobre su espectacular carrera de anotación, en la que apenas se mantuvo dentro de los límites del campo. "Simplemente lo ejecuté y obtuve un buen bloqueo al final y encontré una manera de llegar a la zona de anotación".

Su decisión y acierto fue lo que al final permitió que los Chiefs puedan estar dentro de los semanas en el Hard Rock Stadium de Miami.

Mientras que los Titans (11-8) tal como lo hicieron en los dos partidos de eliminación, comenzaron su ataque rápidamente, pero a diferencia en los duelos contra los Patriots de Nueva Inglaterra y los Ravens Baltimore, esta vez enfrentaron a los Chiefs y a Mahomes, acompañado por Hill, Watkins y Damien Williams, y por un cuadro defensivo poderoso, que fueron superiores.

El mariscal de campo reserva Ryan Tannehill esta vez no pudo ser protagonista a pesar que completó 21 de 31 pases para 209 yardas, con dos pases de anotación.

Tampoco lo pudo ser el corredor estelar Derrick Henry, la gran figura de los Titans, que acabó con apenas 19 acarreos para 69 yardas por tierra cuando en los tres partidos anteriores había logrado 588 yardas y se mostró como una fuerza imparable ante los Patriots y los Ravens.

Rubén Mantilla