EFERedacción deportes

El Real Madrid sacó los tres puntos del duelo ante el Getafe y abrió una considerable brecha en la cima, con cuatro puntos de ventaja respecto al Barcelona, a falta de cinco jornadas para el cierre del curso.

Sin brillantez pero con la solidez con la que se reactivó en el torneo tras el parón sanitario el conjunto de Zinedine Zidane cuenta sus últimos partidos con triunfos. Necesitó un penalti. No tuvo brillantez. Estuvo a veces a merced del rival. Pero sumó la victoria. No falló.

El Real Madrid enfila la conquista de un título que visto el panorama solo puede perder. Mientras el Barcelona se ha dejado seis puntos desde el confinamiento el cuadro blanco ha emprendido, por puntos y no por juego, una velocidad de crucero al que no puede sumarse su rival.

La prolongación de la mejoría del Getafe tras el confinamiento coincidió con la creciente presión a la que se ve sometido el Real Madrid en la carrera por el título. Fue el equipo madrileño el equipo reconocible de antes del covid 19. Aspirante a un lugar entre los cuatro primeros de la tabla, donde ha estado durante varias jornadas, capaz de agigantarse en Europa.

El equipo de Pepe Bordalás recordó las dificultades y los vaivenes del Real Madrid. Dispuesto a ganar en los campos más complicados del torneo pero también a dejarse puntos y opciones ante adversarios teóricamente menores. Y en su propio campo. El penalti transformado por Sergio Ramos casi en el tramo final evitó otro traspié inesperado, en el peor momento.

Sobre el césped, ni Real Madrid ni Barcelona dan síntomas de contundencia ni fiabilidad. El conjunto blanco cuenta con menos tropiezos y eso le ha llevado al liderato en una de las temporadas con el trofeo más barato de los últimos tiempos. El Barcelona se ha quedado sin margen de error. A falta de cinco jornadas y con un recorrido final similar.

El Real Madrid, que el domingo acude a San Mamés, tiene el tramo final con los duelos contra el Alavés y el Villarreal en Valdebebas y, a domicilio, en Granada y Leganés, donde echará el cierre al curso.

El Barcelona, tras su visita el domingo a Villarreal afrontará las cuatro últimas jornadas ante el Espanyol y el Osasuna en el Camp Nou y con las visitas a Valladolid y Vitoria, donde terminará la competición.

Y en medio del acelerón competitivo la lucha por Europa queda acentuado al término de la fecha. El triunfo de la Real Sociedad contra el Espanyol en Anoeta (2-1) devuelve al conjunto de Imanol Alguacil a la pelea por la competición continental.

Se quitó un lastre de encima el conjunto donostiarra que hasta la visita del colista no había conseguido ganar tras el confinamiento.

Tuvo que sufrir el equipo vasco que se topó con un gol en contra, firmado por David López a los diez minutos. No fue hasta la segunda parte cuando la Real dio la vuelta a la situación gracias a William Jose, poco antes de la hora de juego y del sueco Aleksander Isak, en el tramo final.

La Real asalta el séptimo puesto del que desplazó al Athletic, que queda a dos y que se postuló como un firme aspirante a Europa después de ganar en Valencia (0-2).

Y es que no hubo efecto 'Voro' en el cuadro valencianista, presa de una significativa crisis que le ha alejado de los lugares continentales. Lastra tres derrotas seguidas y un panorama nada halagüeño.

Está el Valencia fuera de Europa donde están acomodados el Getafe y el Villarreal, el conjunto que mejor ha asimilado la nueva normalidad y que tiene el objetivo fijado más alto. El cuadro de Castellón, que ganó con autoridad al Betis en Sevilla, solo se ha dejado dos puntos de todo lo que ha jugado desde la reactivación del torneo.

Es la gran amenaza para el Sevilla e, incluso, para el Atlético Madrid para la Liga de Campeones. El Villarreal está a solo tres puntos, un triunfo, del Sevilla, que se rearmó después de ganar en Madrid al Leganés (0-3).

La fecha fue propicia para el equipo de Javier Calleja. El Atlético Madrid, con un doblete de Saúl Ñíguez, sumó un empate en el Camp Nou (2-2) y sigue aferrado al tercer lugar aunque solo con dos puntos de renta sobre el Sevilla. Cinco respecto al Villarreal.

La goleada del Mallorca ante el Celta (5-1) ha embrollado una pelea por la permanencia que parecía definida tres semanas atrás. Es el conjunto balear, antepenúltimo, el que aún atisba expectativas de salvación. El Leganés y el Espanyol, penúltimo y último, tienen mucho más distanciado el objetivo.

El Mallorca atisba al Celta, que marca la salvación, pero también al Alavés y al Eibar, aún por solucionar su destino. La derrota del conjunto de Jose Luis Mendilibar en Ipurúa contra el Osasuna (0-2), afea su panorama. El doblete de Rubén García, que sosiega al equipo navarro, acomodado en el ecuador, pone en alerta al Eibar, con un margen de seis -igual que el Alavés-, respecto la vía a segunda.

Santiago Aparicio