EFELos Ángeles (EE.UU.)

Del portazo de Kevin Durant a los Brooklyn Nets al gigantesco contrato de Nikola Jokic pasando por el aterrizaje sorpresa de Rudy Gobert en los Minnesota Timberwolves, las primeras 24 horas de la agencia libre en la NBA han estado protagonizadas por la locura y las emociones fuertes.

Al margen de todo lo que sucede en las canchas, los fans de la NBA tienen marcado en el calendario días muy suculentos por lo que sucede en los despachos.

Ahí aparecen el día del draft, la fecha de límite de traspasos o el comienzo de la agencia libre, la jornada en la que los equipos pueden negociar con los jugadores sin contrato.

La agencia libre no sólo es importante por esos jugadores libres sino también por todo el ruido que se genera alrededor en el mercado y que ocasiona movimientos sísmicos en la NBA.

Las estrellas aquí no son LeBron James o Stephen Curry sino dos periodistas que adelantan prácticamente todos los fichajes y renovaciones ya que tienen las mejores fuentes de la NBA: Adrian Wojnarowski (ESPN) y Shams Charania (The Athletic)

En este sentido, ha pasado de todo en la liga en solo 24 horas desde que la agencia libre comenzó oficialmente a las 18 horas de Nueva York del jueves 30 de junio.

DURANT HACE TEMBLAR LA LIGA

La gran 'bomba' la protagonizó Kevin Durant, que solicitó a los Brooklyn Nets ser traspasado y que tiene a los Phoenix Suns y los Miami Heat como destinos prioritarios.

La petición de Durant acaba con un proyecto de los Nets tan fastuoso como fallido: la unión sobre la pista del alero con James Harden (ahora en Philadelphia 76ers) y Kyrie Irving (también apunta a dejar Brooklyn).

Quien sí seguirá en su equipo actual es Nikola Jokic, MVP de las dos pasadas temporadas.

El extraordinario pívot serbio ha firmado un nuevo contrato por cinco años y 270 millones de dólares que supone el mayor acuerdo alcanzado en la historia de la NBA.

Tampoco les faltará dinero a otras figuras que han cerrado extensiones descomunales de sus contratos: Devin Booker (224 millones por cuatro años con los Phoenix Suns), Ja Morant (entre 193 y 231 millones por cinco años con los Memphis Grizzlies), Zach LaVine (215 millones por cinco años con los Chicago Bulls) y Bradley Beal (251 millones por cinco años con los Washington Wizards.

En cambio, Rudy Gobert cambiará de aires.

Tres veces ganador del Jugador Defensivo del Año en la NBA y considerado como uno de los pívots más potentes e intimidatorios de la liga, el internacional francés se dirige a los Minnesota Timberwolves para formar una fabulosa pareja interior con el All-Star de origen dominicano Karl-Anthony Towns, que acaba de renovar por cuatro años y 224 millones.

A cambio, los Wolves han tenido que hacer un importante desembolso ya que se marchan a Utah Malik Beasley, Patrick Beverley, Jarred Vanderbilt, Walker Kessler, el argentino Leandro Bolmaro y cuatro elecciones de primera ronda de draft (2023, 2025, 2027 y 2029).

BRUNSON Y LOS ESCUDEROS

Otro nombre en mayúsculas de los últimos días ha sido el de Jalen Brunson, que este año fue el gran escudero de Luka Doncic en los Dallas Mavericks.

Su cotización acabó por las nubes y ahora ha cerrado su incorporación a los New York Knicks por 4 años y 104 millones.

También ha sido llamativo el fichaje de John Wall por Los Angeles Clippers de Kawhi Leonard y Paul George (13 millones por dos años tras ganar 44 millones el curso pasado sin jugar ni un partido en unos Houston Rockets volcados en su reconstrucción).

En el mercado no solo hay interés por las estrellas sino también mucha curiosidad por ver dónde aterrizan jugadores de complemento y veteranos que pueden ser fundamentales en los aspirantes al anillo.

En ese campo y con nuevos equipos figuran, por ejemplo, P.J. Tucker (Philadelphia 76ers), Joe Ingles (Milwaukee Bucks), JaVale McGee (Dallas Mavericks), Andre Drummond (Chicago Bulls), Otto Porter Jr. (Toronto Raptors), Gary Payton II (Portland Trail Blazers) y DeAndre Jordan (Denver Nuggets).

A solo un peldaño del título se quedaron este año los Boston Celtics, que ya se están moviendo para solventar lo que falló en las Finales contra los Golden State Warriors.

Así, Boston ha fichado a Malcolm Brogdon, en un intercambio múltiple con Indiana Pacers (Daniel Theis, Aaron Nesmith, Nik Stauskas, Malik Fittsm y Juwan Morgan y una primera elección del draft); y a Danilo Gallinari, libre después de su efímero paso por los San Antonio Spurs como parte del desembarco de Dejounte Murray en los Atlanta Hawks.

RUBIO VUELVE

En cuanto a los españoles, Ricky Rubio ha llegado a un acuerdo para regresar a Cleveland Cavaliers por tres años y 18 millones.

Rubio brilló en los Cavaliers la temporada pasada pero se lesionó gravemente en la rodilla en diciembre, lo que le dejó fuera de la competición el resto del curso y le llevó a Indiana Pacers en un movimiento con más interés financiero que deportivo por ambos equipos.

En cambio, Juancho Hernangómez todavía no tiene conjunto después de que los Jazz anunciaran el jueves la rescisión de su contrato.

Además de Bolmaro, dos latinos más han conocido su nuevo hogar en la NBA: el mexicano-estadounidense Juan Toscano-Anderson, que cambiará los Golden State Warriors con los que fue campeón por Los Angeles Lakers; y el brasileño Raul Neto, que se va a los Cleveland Cavaliers tras dos años en los Washington Wizards.