EFEBogotá

En tiempo de cambio en los banquillos de los clubes latinoamericanos, a los que llegan entrenadores "jóvenes" como el argentino Matías Almeyda y el brasileño Dorival Júnior, hoy regresaron cuatro viejos conocidos: Francisco Maturana, Julio Comesaña, Gregorio Pérez y el español Juan Manuel Lillo.

Fue un inicio de liga agridulce para los experimentados entrenadores en el que el colombiano Maturana (68 años) del Once Caldas sufrió con la caída de su onceno ante el Tigres por 1-0 y Lillo (51) que perdió en su debut ante el Santa Fe de Pérez (69) mientras que los uruguayos Comesaña (69) del Atlético Junior y Pérez triunfaron en la primera fecha del torneo clausura de Colombia.

Maturana, que no dirigía en Colombia desde 1998 cuando estuvo al mando de Millonarios, dijo tras la derrota a medios locales "no me siento bien, el producto no es digerible. Cuando empezamos a hablar se habló de Adrián Ramos, de (Hugo) Rodallega, de Teo (Gutiérrez), me fui emocionando con el proyecto, sigo emocionado esperando que con lo que hay, hacer lo mejor".

Por su parte, Comesaña gozó con la goleada por 3-0 que le aplicó el Junior a La Equidad en un encuentro en Barranquilla en el que el estratega vuelve a sentarse en el banco del equipo 'Tiburón' por séptima vez, mientras que su compatriota Gregorio Pérez, que dirigió al Deportes Tolima en el comienzo del Apertura colombiano 2017, vio como sus dirigidos vencieron al Atlético Nacional 1-0 en Bogotá.

Lillo, que se estrena en la dirección del campeón colombiano y que había dirigido a Millonarios en 2014, reemplaza a Reinaldo Rueda y su equipo no mostró los quilates que suele exhibir en sus juegos en la capital colombiana.

Estos cuatro veteranos de la dirección técnica son la excepción a la regla actual del fútbol latinoamericano, donde los entrenadores "jóvenes" han llegado a mandar en las ligas del continente como salvadores de equipos en apuros o como representantes de una nueva generación de la que ya el argentino Marcelo Gallardo hace gala con sus títulos con River Plate.

El también exriverplatense Matías Almeyda (43 años), timonel de las Chivas del Guadalajara, es otro de los "jóvenes" que triunfan en ligas como la mexicana donde ya conquistó el título del Torneo Clausura 2017, y se apuntó como el undécimo técnico argentino que es campeón en el fútbol mexicano, además de haber logrado también la Copa del país norteamericano.

Asimismo, el entrenador español del Libertad, Fernando Jubero (43), ya piensa en nuevos retos como la Copa Sudamericana y el torneo Clausura después de besar la gloria del fútbol paraguayo al proclamarse campeón del Apertura y obtener su primer trofeo tras cuatro años en los banquillos de clubes de este país.

Otro "joven" con ambiciones es el recién llegado al banquillo del Chapecoense brasileño, Vinicius Eutrópio, de 51 años, tras la destitución de Vágner Mancini. Ya dirigió el Chapecoense en 2015 y se encontraba sin equipo después de ser despedido del Santa Cruz de Recife, equipo de la segunda división brasileña, el pasado 10 de junio.

A su vez, Dorival Júnior (45 años), quien sustituirá en el banquillo del Sao Paulo al ídolo local Rogério Ceni, firmó hasta finales de 2018, en un momento de su carrera en el que estaba sin equipo después de haber sido despedido en junio pasado del Santos, donde estuvo los dos últimos años.

Por su parte el colombiano Leonel Álvarez (51 años) será el nuevo entrenador del Cerro Porteño en el torneo Clausura de Paraguay, que comienza a finales de julio, y la Copa Sudamericana será el máximo objetivo del club de Barrio Obrero para esta temporada.