EFEMontevideo

El fútbol profesional uruguayo regresará el 15 de agosto, sin público en las gradas, tras el parón por el COVID-19, anunció este lunes la Secretaría Nacional del Deporte de Uruguay (SND) tras un acuerdo con el Ministerio de Salud (MSP) y el Grupo Asesor Científico Honorario.

Según un comunicado de este organismo, la competencia se deberá desarrollar "sin espectadores y siguiendo todas y cada una de las medidas emergentes" del protocolo elevado por la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), que deberá ser homologado por el MSP.

La AUF inició este domingo la primera fase del protocolo de regreso del fútbol profesional, que consistió en la realización de pruebas de diagnóstico en el Estadio Centenario a los integrantes de las plantillas de los clubes Boston River y Cerro, y este lunes las de Danubio y Fénix.

También destacó que, además de los jugadores, los hisopados de COVID-19 se practicarán a cuerpos técnicos y funcionarios de los clubes que participan actualmente en las ligas profesionales.

El Montevideo City Torque, filial en Uruguay del Grupo City, el Montevideo Wanderers y el Defensor Sporting ya hicieron previamente las pruebas a sus jugadores, mientras que el Nacional anunció que las llevará a cabo fuera del Centenario, a nivel particular.

Según el cronograma, Liverpool y Peñarol serán testeados este martes; Progreso y Rentistas, miércoles 10; River Plate y Albión, el jueves 11; Central y Cerrito, el viernes 12; IASA y Juventud, el lunes 15; Racing y Rampla Juniors, el martes 16 y Villa Española y Villa Teresa el miércoles 17 de junio.

El objetivo es regresar a los entrenamientos el 15 de junio, si bien el Torque adelantó ese plan una semana y este lunes ya pudo verse a los miembros de la plantilla ejercitarse en las instalaciones de Paso de la Arena, en el extrarradio de Montevideo.

De igual manera, la SND anunció que a partir de este lunes darán inicio las actividades ecuestres de enduro, adiestramiento y prueba completa siguiendo "todas y cada una de las medidas emergentes" del protocolo sanitario.

Uruguay declaró la emergencia sanitaria el 13 de marzo cuando se dieron a conocer los cuatro primeros positivos por COVID-19. Ese mismo día quedó suspendido el fútbol en todas las categorías, cuando iba a disputarse la cuarta fecha del Torneo Apertura y el Rentistas, recién ascendido a Primera, lideraba con 9 puntos.