EFERedacción Deportes

Autocuidado desde la distancia social, calma ante la incertidumbre, pragmatismo frente la realidad, actividad física moderada y alimentación equilibrada para mantener un buen estado psicológico son reglas que el chileno Tomás González, campeón panamericano de gimnasia, cumple y recomienda frente a esta pandemia.

"Me lo tomo con los pies en la tierra, dando importancia a lo que la requiere, que es la salud global, más allá de las aspiraciones o las metas personales. Esto es un tema de salud a nivel global y todos tenemos que aportar", manifestó el deportista nacido hace 34 años en Santiago de Chile durante una videoentrevista con Efe.

A diferencia de muchos deportistas de elite que han manifestado su insatisfacción con el confinamiento y el deseo de volver a las competiciones, este kinesiólogo de profesión considera que en la actualidad hay otras necesidades que van más allá del deporte."No me estreso por competir pronto, sino que estoy enfocado a que salgamos de esto de la mejor manera", declaró González, quien desde abril de 2017 preside la Federación Chilena de Gimnasia.

"Esto nos afecta a todos y claramente al deporte nos va a afectar", expresó al aludir al sacrificio de muchos objetivos que impone la protección contra la amenaza del coronavirus, como en su caso es, por ejemplo, la clasificación a los Juegos Olímpicos.

"Para mí, el hecho de que se suspendiera Tokio no sería tan terrible. He tenido dos Juegos Olímpicos, tres finales, he cumplido muchas metas. Sí puede afectar a deportistas más jóvenes que proyectaban su pico en Tokio pero, igual los jóvenes tienen otro ciclo por delante", dijo el mejor gimnasta chileno de la historia.

González compitió este año en dos Copas del Mundo, en Australia en febrero y en Azerbaiyán en marzo. La última no pudo completarse: él ya tenía un puesto asegurado en la final cuando el gobierno de Bakú la canceló.

Por haber estado en Europa, pasó por un aislamiento de dos semanas al llegar a Santiago. Enlazó con otro de igual duración decretada en su zona, pero después disfrutó de una breve libertad de movimientos en la que tuvo "la suerte" de poder entrenar a solas durante dos semanas en la Escuela de Gimnasia Tomás González, que inauguró a comienzos de mayo de 2016, y que ahora está cerrada por fuerza.

En pleno encierro en su país, asume con tranquilidad las limitaciones que tiene pues ha debido dejar muchas de sus rutinas por no contar con los aparatos específicos.

A lo sumo, admite que "es un poco frustrante" saber que su condición física ha caído a un nivel del 50 %, especialmente la resistencia.Quizá como una suerte de consuelo tiene que al ser un gimnasta "veterano en el alto rendimiento", no necesita tantas repeticiones porque tiene ejercicios muy mecanizados.

Además, por su formación como kinesiólogo cuida de mantener estables las articulaciones para evitar futuras lesiones y la forma correcta para desarrollar los ejercicios, una condición derivada de las molestias que ya sufrió en su carrera, que de momento no se plantea abandonar.

El hijo de gimnastas, el primero de su país en obtener medallas en Juegos Panamericanos y Mundiales, el que en 2003 registró el salto González de dificultad E en la disciplina de suelo, es el mismo que pareciera tener un manual para afrontar la pandemia de la COVID-19.

"Si bien hay incertidumbre, hay que tomárselo con la mayor calma posible. Yo confío en que de aquí al próximo año pueda haber algún tipo de tratamiento efectivo y se pueda controlar la pandemia", dijo el primer gimnasta chileno que alcanzó tres finales olímpicas, en suelo y salto en 2012 y en salto en 2016.

Los cuidados que vienen tomando, si se pusieran en una lista, bien podrían servir incluso para personas que no componen ese exclusivo grupo que forman los deportistas de alta competencia.

"El autocuidado es básico, y por eso la importancia de mantenernos en cuarentena, de no exponernos, de no estar en contacto físico con otras personas", enfatizó.

"La actividad física es uno de los pilares del bienestar del ser humano. Produce muchos beneficios a nivel hormonal y celular que nos ayuda a sentirnos mejor mentalmente. Lo básico es hacer actividad física de intensidad leve a moderada tres veces por semana, adaptada a cada uno para evitar lesiones. Y acompañarlo de una alimentación sana, con verduras y frutas, proteínas y carbohidratos", destacó.

Esta combinación de preparación física y alimentación lleva beneficios al estado psicológico para poder afrontar esta pandemia aunque, admitió, "es normal tener altos y bajos".

Además de los cuidados que ha tomado en el presente y los planes que tiene para encarar el regreso a la actividad, que solo prevé en el próximo año, Tomás González trabaja en la preparación de los Juegos Panamericanos de 2023, que serán en su natal Santiago, en el fortalecimiento de la federación que preside.

Aunque las fechas de los Panamericanos no tendrán cambios, según Panam Sports, que los ha proyectado del 20 de octubre al 5 de noviembre, el gimnasta y directivo chileno se declara "a la espera de lo que digan las autoridades".

Ya en cuanto a la Federación de Gimnasia de Chile, el presidente admite que "falta trabajar mucho con los técnicos".

Hace dos años él y su equipo lanzó un plan de desarrollo con la gimnasia artística que en breve debe ser replicado en la rítmica.A menos de un año para el fin de su gestión, que comenzó en abril de 2017, confía en dejar "una federación con una buena base para que se pueda trabajar en una misma línea, que es lo que no ha ocurrido y que es sumamente necesario en el alto rendimiento".

Entre planes y cuidados, imposible marginar del diálogo la nostalgia que deja no poder hacer lo que más gusta.

"Es complejo. Uno comparte el magnesio, toca los mismos aparatos, si bien la gimnasia no es un deporte de contacto. Espero que haya algún tipo de vacuna o tratamiento efectivo para retomar las competiciones", admitió.

Por lo pronto, es preferible evitar carreras o saltos que lleven a riesgos extremos.

"Hay que esperar a ver cómo va el panorama cuando nos den luz verde", puntualizó.

Hernán Bahos Ruiz