EFEIndianápolis (EE.UU.)

El piloto mexicano, el novato Pato O'Ward volvió a mostrar toda la clase que posee y se convirtió en el más veloz en el última sesión de entrenamientos de la 104 edición de las 500 Millas de Indianápolis.

El tradicional "Carb Day" sirvió para que O'Ward, de 21 años, completase la vuelta más rápida en el circuito oval del Indianapolis Motor Speedway a marcar una velocidad de 225,355 mph (362,673 kilómetros) y superar a tres excampeones, al neozelandés Scott Dixon (2008), al estadounidense Alexander Rossi (2016) y al japonés Takuma Sato (2017).

Scott acabó segundo, seguido de Rossi y Sato ocupó el cuarto lugar.

El piloto regiomontano, con su Chevrolet No. 5 Arrow McLaren SP voló durante todo el entrenamiento y no dio opción a sus rivales a superarle en la vuelta más rápida, mostrando una gran confianza en el coche y en sus cualidades.

"Considero que ha sido muy importante intentar conseguir el mejor coche para el Día de la Carrera", declaró O'Ward en la rueda de prensa posterior al entrenamiento. "Pero como siempre, durante la carrera, el tráfico será clave".

O'Ward, que sale en la decimoquinta posición, quinta fila, por dentro junto al estadounidense Josef Newgarden y el sueco Felix Rosenqvist, reconoció que el ser novato implicaba muchas cosas durante la carrera, que solo con la experiencia se pueden adquirir.

"Va a ser mi primeras '500'. Desde el simple hecho de participar en los entrenamientos y todo, es muy importante tener un automóvil que sea capaz de seguir de cerca y poder hacer correr a la gente, y finalmente avanzar en lugar de retroceder", argumentó O'Ward de cara a lo que le puede esperar en la carrera del próximo domingo.

Arrow McLaren SP colocó a dos autos y pilotos novatos entre los cinco primeros, mientras que el holandés Oliver Askew fue quinto con 224.128 mph (360,699 kilómetros) conn el Chevrolet No. 7 del equipo.

Pero el domingo, Askew tendrá que partir desde el puesto 21 con un grupo de 33 monoplazas que van a competir.

Dixon, ganador de la carrera en el 2008 y cinco veces campeón de la NTT INDYCAR SERIES, fue el segundo más rápido en el óvalo de 2,5 millas (4,023 kilómetros), mientras los equipos trabajaban en sus configuraciones de carrera, con una mejor vuelta de 224.646 mph (361,532 kilómetros) en el No. 9 PNC Bank Chip Ganassi Racing Honda.

El veterano piloto neozelandés también tendrá la ventaja de salir en la primera final como segundo mejor tiempo en la lucha por la pole, que será del estadounidense Marco Andretti.

"Tuvimos que pasar por nuestros alerones delanteros hoy solo para asegurarnos de que estén todos cerca en caso de que necesitemos uno en la carrera", comentó Dixon. "Perdimos algo de agarre frontal y estamos tratando de ver si los compañeros de equipo tenían la misma situación".

Dixon explicó que " Aparte de eso, el No. 9 PNC Bank Honda se sintió realmente bien y rápido. Tiene fuerza y adquiere pronto punta de velocidad. Con suerte, eso será lo que vaya a suceder en lo que respecta a la carrera".

El ganador de las "500" en 2016, Rossi, fue tercero en la general con 224.599 mph (361,457 kilómetros) con el No. 27 NAPA Auto Parts / AutoNation Honda.

Su salida, el domingo, será desde la tercera fila, como noveno, pero tendrá que hacerlo por afuera, donde habrá más tráfico.

Sato, ganador de la Indy 500 2017, terminó cuarto con 224.580 mph (361,426 kilómetros) con el No. 30 Panasonic / PeopleReady Honda. Comenzará el tercer domingo, en la primera fila con Andretti y Dixon.

Andretti, el poleman, ha estado cerca de la cima de las listas de velocidad en cada sesión desde que se abrió los entrenamientos el pasado miércoles 12 de agosto, pero terminó vigésimo octavo en la última tanda del viernes al marcar un registro de 221.314 mph (356,170 kilómetros) con el No. 98 U.S. Concrete / Curb Honda.

El dos veces campeón del mundo de Fórmula Uno, el español Fernando Alonso, terminó el viernes marcando su vuelta más rápida de 222.680 mph (358, 368 kilómetros) con el Chevrolet No. 66 Ruoff Arrow McLaren SP.

Alonso comenzará el domingo 26 en su intento de convertirse en el segundo piloto en ganar la "Triple Corona" del automovilismo con victorias en las 500 Millas de Indianápolis, el Gran Premio de Mónaco y las 24 Horas de Le Mans.

Mejor estuvo su compatriota, el novato Alex Palou, de 23 años, quien acabó en el décimo puesto al establecer la vuelta más rápida en 223.570 mph (359,801 kilómetros) con su Honda No.55 Dale Coyne Racing, que el domingo también comenzará séptimo, en el interior de la Fila 3 y puede ser uno de los grandes animadores de la carrera.

El veterano piloto brasileño Helio Castroneves terminó decimoséptimo al registrar la vuelta más rápida de 223.093 mph (359,033 kilómetros) con el No. 3 Pennzoil Team Penske Chevrolet, ya que intentará el domingo convertirse en el cuarto ganador en cuatro ocasiones de "The Greatest Spectacle in Racing".

El domingo, Castroneves saldrá vigésimo octavo. Si triunfa, empatará el récord de la Indy 500 de todos los tiempos para el puesto de salida más profundo del ganador de la prueba, una marca establecida por Ray Harroun en la carrera inaugural en 1911 y igualada por Louis Meyer en 1936.