EFERío de Janeiro

El portero paraguayo Roberto Júnior Fernández, que milita en el Botafogo, fue denunciado este miércoles ante la justicia deportiva y puede ser suspendido hasta por 180 días por patear un monitor del VAR tras un partido de la liga brasileña.

La denuncia fue formulada por la Procuraduría de la Justicia Deportiva por una violación de las normas del campeonato, referida al cuidado que los jugadores y miembros de un equipo deben tener con las instalaciones deportivas.

El pasado sábado, después de finalizar un partido disputado en el estadio Nilson Santos, de Río de Janeiro, que el Botafogo perdió por 0-2 frente al Internacional, 'Gatito' Fernández dio una violenta patada al monitor del VAR situado dentro del campo y lo derrumbó con el impacto.

El enojo del portero respondió a dos supuestos fallos del método de revisión arbitral que habrían perjudicado al Botafogo y que, de acuerdo a la visión de algunos jugadores del club carioca, fueron determinantes en el resultado.

La reacción del portero paraguayo, sin embargo, no fue aceptada por la Procuraduría de la Justicia Deportiva, que redactó un duro informe sobre su conducta.

"El equipo fue damnificado, su protección externa y la pantalla arañados, la conexión de entrada de la señal fue quebrada y, luego de varias pruebas será necesaria su sustitución por un nuevo equipo que deberá ser importado desde Inglaterra", a un costo aproximado de 9.500 dólares, dice el informe.

Según las normas del Campeonato Brasileño, el artículo que habría violado Fernández al patear y destrozar el equipo de VAR implica una suspensión de entre 30 y 180 días, además de una sanción económica para el jugador que puede llegar a los 100.000 reales (unos 18.000 dólares).