EFEHouston (EE.UU.)

Una vez más, el territorio tejano, en esta ocasión Houston, se convierte en el punto de partida de la última fase de preparación de la selección de fútbol de México que va a participar en la decimocuarta edición de la Copa Oro, que comenzará a partir del próximo 7 de julio.

Aunque México llega con la que se puede considerar selección B al estar con el combinado principal en la disputa de la Copa Confederaciones, en Rusia, se mantiene como favorito junto con Estados Unidos en la lucha por el título de campeón, que defiende después de haber ganado el torneo en la edición de 2015.

México tendrá como rival de preparación en el primer partido amistoso de los dos programados, a la selección de Ghana, que llegó a Houston un día antes que lo hiciese la pasada noche la expedición del combinado Tricolor, y ambos se enfrentarán el miércoles, en el NRG Stadium, propiedad de los Texans de Houston de la NFL.

Mientras que el segundo partido amistoso está programado para el sábado, 1 de julio, en Seattle, donde México se enfrentará a la selección de Paraguay.

El equipo de México, que tenía previsto llegar a Houston con 25 jugadores, lo hizo con 24 después que el medio volante del Pachuca, Jorge "Burrito" Hernández, no pudo viajar al surgir problemas con la documentación oficial de la visa de entrada a Estados Unidos, que al final no se los pudieron solucionar.

Los jugadores que atendieron a los periodistas a la llegada del hotel de Houston, donde se hospedan, admitieron que la decimocuarta edición del torneo más importante de selecciones de la Concacaf lo afrontan una vez más con el único objetivo de conseguir revalidar el título de campeones.

Pero también tendrán el aliciente especial de demostrarle al entrenador colombiano Juan Carlos Osorio, máximo responsable técnico e la selección de México, que contar con ellos de cara al Mundial de Rusia 2018.

"Ésta es una gran oportunidad para enseñar que tenemos lo suficiente para representar a México en cualquier competencia", destacó el joven delantero Alan Pulido, de las Chivas del Guadalajara. "Todos venimos a tratar de conseguir un puesto en el equipo para Copa Oro y luego pensar en que podemos ser considerados para otros torneos".

Pulido destacó que los dos partidos amistosos serán de gran ayuda para todo el equipo de cara a llegar en la mejor forma posible cuando de comienzo la competición oficial del torneo.

México, que forma parte del Grupo C de la Copa, iniciará su participación el 9 de julio ante El Salvador en San Diego; el 13 ante Jamaica en Denver y el 16 ante Curaçao en el Alamodome de San Antonio.

Por su parte, el veterano portero Moisés Muñoz, de 37 años, que milita en el Chiapas FC, recordó que son los actuales campeones del torneo y tienen la responsabilidad de luchar al máximo por defender el título.

"No sentimos ninguna presión, pero sí responsabilidad de refrendar el título de campeones", reiteró Muñoz. "Siempre que llegas a la selección es algo especial y si te toca jugar lo das todo en el campo".

Al frente de la selección se encuentra el segundo de Osorio, el entrenador asistente Luis Pompilio Páez, quien aseguró que México demostrará una vez más que son los mejores de la región y del torneo, que han ganado en siete de las 13 primeras ediciones.

"Las estadísticas así lo demuestran", destacó Paéz. "Estamos dejando constancia con resultados, que México puede competir y jugar contra cualquier rival".

Paéz dará a conocer hoy, martes, la lista definitiva de los 23 jugadores, en la que podrían quedar incluidos algunos de los que están con la selección principal en la Copa Confederaciones, que el jueves, disputará el partido de semifinales frente a Alemania.

Entre los nombres que podrían estar incluidos en la lista que ofrezca Paéz se encuentran los del veterano Rafa Márquez, Uribe Peralta, Jürgen Damm y Rodolfo Cota, entre otros.