EFEMontevideo

El encuentro que disputarán Uruguay y Argentina el próximo 11 de noviembre por la decimotercera fecha de las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Catar 2022 se jugará en el estadio Campeón del Siglo, en las afueras de Montevideo.

Así lo informaron este viernes a Efe fuentes de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), que explicaron que la decisión será comunicada a la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol) la próxima semana.

Este será el cuarto encuentro consecutivo que la Celeste disputará como local fuera del Estadio Centenario, que en este momento está siendo reformado para que en los últimos días de noviembre albergue las finales de la Copa Sudamericana y de la Copa Libertadores.

Frente a Bolivia y Ecuador, Uruguay jugó en el Campeón del Siglo y logró ganar ambos partidos, el primero 4-2 y el segundo 1-0. Luego, se enfrentó a Colombia en el Gran Parque Central en un encuentro que terminó con un empate 0-0.

Ahora, el conjunto dirigido por Óscar Washington Tabárez retornará al estadio del Peñarol, ubicado a las afueras de Montevideo y con capacidad para recibir a unos 40.000 espectadores.

No obstante, aún resta saber cuáles serán los protocolos sanitarios, que en este momento permiten un aforo de hasta un 50 % de espectadores que deben tener completo el esquema de vacunación contra la covid-19.

A esa altura de noviembre, la AUF debería estar entregando el Centenario a la Conmebol para que el organismo internacional pueda llevar adelante todos los preparativos relacionados con las finales continentales.

Después de 12 fechas disputadas, Uruguay se encuentra en la quinta posición con 16 puntos, los mismos que Colombia, aunque con peor balance goleador que la selección 'cafetera', y tres más que Chile.

Argentina está segunda -por detrás de Brasil- con 25 enteros, aunque con un partido menos disputado, el suspendido en septiembre por las autoridades brasileñas por la alineación de jugadores albicelestes que militan en la Liga inglesa.

Días atrás, ambos equipos se enfrentaron en un partido disputado en el Monumental de Buenos Aires que terminó con una goleada por 3-0 a favor de los dirigidos por Lionel Scaloni.