EFESao Paulo

Uno de los mejores laterales europeos en la última década. Leyenda del mejor Atlético de Madrid de la historia e internacional español. Juanfran Torres, de 35 años y jugador del Sao Paulo, hace balance de su primer año en Brasil en una entrevista con EFE.

El defensor cuenta cómo vive la crisis del coronavirus en Brasil -el segundo país más afectado del mundo-; habla de su deseo de prolongar su estancia en el Sao Paulo; y repasa algunas curiosidades de su exitosa carrera que comenzó en el Real Madrid en el 2004.

"He visto mucha hipocresía, no solo en el mundo del fútbol, he visto mucha hipocresía en las redes sociales", lamenta Juanfran, en videoconferencia desde Cotia, una apacible ciudad de las afueras de Sao Paulo donde está confinado desde marzo.

El futbolista, una rara avis en la elite del balompié que no es activo en las redes sociales, afirma haber visto en la web a "muchos jugadores bailando, cantando", mientras el mundo pasa "una situación tan mala".

En todo caso, el jugador de Crevillent (Alicante) está encantado con su nueva vida en Brasil, donde se mudó con su mujer y sus dos hijos.

Trasluce optimismo con el proyecto del "Tricolor", uno de los grandes del fútbol brasileño campeón de la Libertadores en 1992, 1993 y 2005.

"Lo que más quiero es ser campeón aquí, más que alargar mi contrato, salir a otro equipo o retirarme. No puedo volver a España sin ser campeón con el Sao Paulo antes", asevera el jugador, quien espera regresar a las canchas a finales de julio, cuando previsiblemente se retome el campeonato regional Paulista.

Para el lateral, el fútbol brasileño ha ganado en competitividad porque está combinando su cultura autóctona -muy creativa- con la europea, más disciplinada. Prueba de ello, fue su fichaje o el de Dani Alves, también por el Sao Paulo. Dos futbolistas con callo en el Viejo Continente.

Juanfran, ganador de 9 títulos, entre ellos una Eurocopa y una Liga española, debutó en el Real Madrid en el 2004 y luego pasó por las filas del Espanyol de Barcelona (2005-2006), Osasuna (2006-2010) y Atlético de Madrid (2011-2019).

P. ¿Cómo está viviendo la pandemia desde Brasil?

R. En Brasil no estamos siendo capaces -hablo en primera persona del plural, porque estoy aquí y me siento un brasileño más- de poder controlar un poquito el virus como se ha controlado en otros lugares y tenemos que convivir con esta situación, que no es la mejor posible porque en Brasil ahora está sufriendo mucha gente (más de 65.000 muertes por el coronavirus). Me están llamando todas las semanas, todos mis amigos y mi familia, que me cuide mucho, que estemos en casa, que no salgamos, algo que llevo ya cuatro meses haciendo. Y esto muy orgulloso de ello. Puedo contraer el virus en un tiempo, pero ya llevo un par de tests y han dado negativo.

Aquí llevamos 4 meses y no es un mes y medio. Cuatro meses. Menos mal que ahora he podido empezar a entrenar.

P. Muchos colegas tuyos han criticado la vuelta del campeonato carioca. Vosotros no tenéis fecha todavía para volver. ¿Cómo ve que en Río de Janeiro hayan retomado el fútbol?

R. Es muy difícil y, aparte que aquí en Brasil, es todo tan grande, es muy difícil que todo el mundo vaya de la mano. Ojalá todos fuésemos de la mano, ojalá todos fuésemos en la misma dirección y nadie tuviese problemas, pero es muy difícil. Pues ellos han decidido comenzar, hay que respetarlos y cuando nos toque a nosotros, pues que otras personas nos respeten.

Todos pensamos que el Paulista se va a reanudar ahora a finales de julio.

P. La COVID-19 dejó una situación inédita a los futbolistas de élite. Otras crisis, como la de 2008, prácticamente no los afectó. ¿Cómo se han sentido ahora?

R. Durante esta pandemia he visto a muchos jugadores y a mucha gente no tomárselo en serio en las redes sociales. Mira que yo no tengo redes sociales, casi mejor. Pero me han llegado muchas cosas, de muchos sitios, de muchos jugadores, la situación en el mundo tan mala que estamos viviendo y que si uno bailando, uno cantando. Ha habido mucha gente que ha dado un ejemplo horrible a la sociedad. Pero horrible. Luego se quejarán de que hablan mal del jugador, que tiene mucho dinero, que lleva una vida de lujo, de no sé qué (...) He visto mucha hipocresía, no solo en el mundo del fútbol, he visto mucha hipocresía en las redes sociales.

P. ¿Cómo están con el entrenador Fernando Diniz?

R. Pongo el ejemplo el Atlético de Madrid, de antes de la llegada de (Diego) Simeone (2011), antes de que nos juntáramos esa plantilla con estos jugadores tan carismáticos de estos últimos años (Gabi, Godín, Koke, Raúl García). He empezado a notar eso con Fernando (Diniz). Este buen feeling que hay con el entrenador, con su idea, su forma de jugar, yo creo que ya se estaba contagiando al aficionado. Es el último año para muchos en el club, año de elecciones, y todo esto estaba haciendo que estuviéramos más unidos que nunca. Esto lo percibo yo. Porque lo he percibido en el Atlético de Madrid, lo he percibido en la selección española, cuando hemos salido campeones (...) Espero que no lo perdamos porque esta conexión que puede haber con el entrenador nos puede hacer campeón.

P. ¿El Flamengo (campeón de la Libertadores en 2019) tiene nivel de equipo de Champions?

R. Sí, ellos competirían bien en la Champions. Nosotros también, con el equipo que tenemos. Varios equipos van a Europa y compiten muy bien, como Palmeiras, Gremio, Cortinthians, Santos, Internacional. Aquí hay muy buenos jugadores, hay muy buen nivel. Cada vez más, sin perder el estilo brasileiro, que es un estilo buenísimo para algunas cosas y no tan bueno para otras. Pienso que los clubes se están un poquito europeizando. Se están trayendo muchas cosas buenas de Europa. Creo que esta mezcla de cosas buenas de Europa y cosas buenas de Brasil es una buena mezcla para competir contra cualquiera.

P. Acaba contrato en diciembre de 2020. ¿Va a renovar?

R. Si te soy sincero, aún no lo sé. Por mi parte lo que yo quiero y me gustaría es seguir aquí. Estoy muy bien, mi familia está bien, estoy muy contento y muy orgulloso de estar aquí en Sao Paulo. No voy a volver a España. Lo tengo en la cabeza metido. Tengo que ser campeón antes de volver a España. No puedo volver sin ser campeón en Sao Paulo antes. También es una situación que a ver cómo se da, porque hay elecciones (en el club), a ver qué presidente va a entrar, qué dirección tendremos. Lo que más quiero es ser campeón aquí. Más que alargar mi contrato, salir a otro equipo o retirarme.

P. Comenzó su carrera en el Real Madrid. ¿Qué recuerdos tiene de la época de su debut?

R. Cuando era pequeño era del Real Madrid y luego me transformé y ahora soy del Atlético de Madrid, de sangre. Yo soy muy respetuoso y estoy muy agradecido por todos los años que estuve allí (Real Madrid), se portaron muy bien conmigo, me dieron una formación excelente. Y recuerdo que los primeros meses lo pasé muy mal porque un chaval con 15 años sale de su entorno, de su familia (Crevillent). Cada vez que he tenido malas situaciones siempre recuerdo estos primeros inicios (...) Debuté en el Real Madrid muy jovencito, con 19 años, y en una época complicada para mantenerse porque estaba Beckham en mi posición y el Madrid tenía un equipazo con Zidane, con Roberto Carlos, con Ronaldo, con Raúl.

P. Muchos no se acuerdan que era extremo derecho, no lateral derecho. ¿Cómo fue ese proceso?

R. La verdad que es extraño. Estas situaciones no suelen pasar y, si pasan, no suelen ir tan bien como me han ido a mí. Estaba el Atlético en una situación tan mala (2011) con Gregorio (Manzano). Baraja, el segundo entrenador entonces, dijo que yo podría hacerlo bien de lateral, pero no se dieron los mejores resultados. Aunque luego, por las circunstancias de la vida, Diego (Simeone) me necesitaba allí. Yo quería ser importante, quería triunfar en el Atlético de Madrid, vi la oportunidad y la aproveché. Dije "esta es la mía, no se me puede escapar". Me dije "si hay que ser lateral, lateral", con los ojos bien abiertos. Recuerdo un partido contra la Real Sociedad, donde entonces estaba Griezmann, que caía por la izquierda. Simeone me preguntó: "¿No te vas a cagar?". Y le respondí. "No, me lo voy a comer". Y ese día me lo comí.

P. ¿En qué laterales se fijaba?

R. En los que me decía Adrián (López), que ahora está en el Osasuna. Me decía "los tres mejores laterales derechos para mi sois Alves, Lahm y tú". Como me decía esto, y Adrián que es muy bueno y sabe mucho de fútbol, pues me fijaba en ellos: Dani Alves (actual compañero de Juanfran en el Sao Paulo) y (Philipp) Lahm, que en aquella época para mi eran los mejores a nivel mundial.

P. ¿Cuál es el mejor equipo y mejor jugador al que se ha enfrentado?

R. El Barça de Guardiola y de jugador, Messi. Porque el Barça de Guardiola, aparte de jugar muy bien al fútbol, te presionaba muy bien, tenían unos movimientos... Consiguieron crear movimientos mecanizados allí en el medio, arriba, las diagonales. Mira que después me he enfrentado con Neymar, Cristiano, con muchísimos jugadores buenos. Pero creo que el Barça de Guardiola y con Messi allí, de lo que he visto yo en mis 35 años, fue lo mejor.