EFESalt Lake City (EE.UU.)

El Departamento de Salud de Utah certificó este viernes que todos los jugadores y personal de la organización de los Jazz de Utah están libres del coronavirus y pueden reiniciar sus actividades después de haber cumplido con sus respectivos períodos de aislamiento y cuarentena, de acuerdo a la información ofrecida por un portavoz del equipo.

La decisión del organismo estatal de salud llega dos semanas después que toda la plantilla estuvo expuesta al mortal virus que afectó a dos jugadores de los Jazz, el pívot francés Rudy Gobert y el escolta Donovan Mitchell.

Gobert fue el primero en dar positivo, el pasado 11 de marzo, cuando el equipo iba a disputar el partido de la temporada regular ante los Thunder de Oklahoma City, que al final fue suspendido, y Mitchell, al día siguiente.

El positivo de Gobert obligó al comisionado de la NBA, Adam Silver, a esa misma noche ordenar la suspensión indefinida de la competición de la temporada regular.

A pesar de haber quedado libres del confinamiento, los Jazz informaron que continuarán practicando el distanciamiento social y limitarán el tiempo fuera de sus hogares a actividades esenciales, de acuerdo con las recomendaciones de la NBA y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Según el Departamento de Salud de Utah, los jugadores y el personal ya no representan un riesgo de infección para los demás, independientemente del estado de las pruebas anteriores.

Desde que a Gobert y Mitchell -que nunca mostró síntomas de estar enfermo- le fueron detectados el coronavirus otros ocho jugadores, incluidos el ala-pívot Christian Wood, de los Pistons de Detroit, que también ha sido ya dado de alta del aislamiento obligatorio, y el alero estrella Kevin Durant de los Nets de Brooklyn, también dieron positivo al virus que desarrolla la enfermedad del COVID-19.

Otros cuatro personas, tres que trabajan en la organización de los Sixers de Filadelfia y una con la de los Nuggets de Denver se unieron a la lista de los contagiados por el coronavirus en la NBA.