EFEMéxico

Aunque su vida es una contundente muestra de superación, el brasileño Rafael Dias será seguido desde hoy en los Para Mundiales de natación de México por una razón diferente, la sospecha de que aumentará la leyenda sus proezas en el agua.

Se trata de un joven de 29 años que nació con una malformación de sus miembros, pero en el 2004 decidió vivir como una persona normal y hoy es uno de los mejores deportistas de su país, con 14 preseas de oro en Juegos Paralímpicos y 24 títulos mundiales.

"Estoy en un gran momento de forma deportiva, en los anteriores Mundiales en Glasgow gané siete preseas de oro y una de plata. Ahora nadaré en siete pruebas y solo me preocupa hacer mi trabajo en el agua sin sacar cuentas", dijo en entrevista a Efe el competidor originario de Campinas, ciudad al norte de Sao Paulo.

Hace 13 años, en los Paralímpicos de Atenas 2004, Dias quedó marcado por el ejemplo de vida de su compatriota Clodoaldo Da Silva, quien sufrió una parálisis cerebral al nacer y se integró a la sociedad mediante el deporte. Lo vio ganar seis medallas de oro en la capital griega y decidió aprender a nadar y seguir su camino.

"Tenía 15 años y en esos días empezó todo. Dos temporadas más tarde gané tres de oro en los Mundiales de Durban, Sudáfrica, y ahora estoy aquí, emocionado por competir en la piscina donde fue la natación de los Juegos Olímpicos de 1968", explica.

Dias nada entre cinco y ocho kilómetros al día y a pesar de no tener una elevada estatura, 1.73 metros, maneja con maestría los cuatro estilos en los que se ha repartido sus cetros olímpicos y mundiales.

"El deporte paralímpico es diferente, no es necesario ser tan alto como en la natación convencional; en estos Mundiales nadaré las pruebas de 50, 100 y 200 metros estilo libre y 50 dorso, además de tres relevos. La alberca es rápida y quizás se puedan lograr buenos tiempos", dice.

Por su historial es la figura más reluciente de los Mundiales, pero parece no darse cuenta y se confunde entre los centenares de competidores que tienen ejemplos de crecimiento como el suyo y desde inicios de esta semana hicieron sus entrenamientos previos en la piscina olímpica de la capital mexicana.

"Soy un tipo normal, casado con una mujer que no es atleta, con dos hijos y dedicado a mi deporte", explica el Ingeniero en mecatrónica y con estudios de Educación Física por la Universidad de San Francisco, en Brasil.

Hace un año en los Paralímpicos de Río de Janeiro, Daniel Dias ganó medallas de oro en las cuatro pruebas que nadará en México y ahora lo sitúan como favorito para reinar cuatro veces en concursos individuales y buscar tres más de oro en los relevos.

"Me gustan los entrenamientos y eso es algo a mi favor, pero lo importante es estar concentrado", dice el campeón, nombrado en 2009 y 2013 y 2016 como el mejor atleta del mundo en el deporte adaptado y con tantas preseas en Campeonatos Mundiales que necesita entrar a internet para confirmar que son 24 de oro y seis de plata.

A ellas le suma 24 paralímpicas y 27, todas de oro, en certámenes panamericanos, metales testigos de la leyenda acuática que buscará aumentar desde este sábado en México.

"Discapacidad es una palabra para limitar a las personas. No soy un discapacitado, sino un deportista paralímpico", suele decir Dias si le preguntan su filosofía de vida.