EFEMontevideo

Las copas Libertadores y Sudamericana vuelven a Uruguay después de que las autoridades sanitarias y deportivas cerraran un estricto protocolo para evitar contagios por el COVID-19 en uno de los países más seguros hasta el momento en la región, se anunció este viernes en Montevideo.

Uruguay ha sido uno de los últimos países en aprobar el protocolo de la Confederación Suramericana de Fútbol para el regreso de estos torneos, después de "haber examinado, evaluado y realizado una serie de aportes al trabajo previo" de la Conmebol para ajustar esas medidas "acordes al estatus sanitario" uruguayo, explicó el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas.

Entre las medidas citadas por el titular de la cartera están que los equipos deberán viajar en vuelo chárter; los integrantes de cada delegación tendrán que efectuarse una prueba entre 5 y 7 días antes del viaje y otra al llegar a Uruguay; y les quedará prohibida cualquier actividad pública extradeportiva (no podrán salir a pasear, almorzar o visitar centros comerciales, por ejemplo).

Además, todos los miembros de la delegación deberán alojarse en habitaciones individuales y llevar mascarillas en los recorridos, y los traslados se harán en vehículos exclusivos.

En el caso de los equipos uruguayos, sus integrantes se someterán a un PCR al regresar al país, quedarán concentrados durante 7 días y volverán a hacerse la prueba para confirmar que no se han contagiado.

"Lo importante es que hoy nos une y nos mueve la misma pasión que a todos los uruguayos y es que la pelota siga rodando", dijo Salinas, quien, no obstante, remarcó que los responsables van a ser "muy celosos y muy estrictos" para "contribuir a que el estatus sanitario de Uruguay se mantenga como hasta ahora".

"En la pelea con el coronavirus el campeonato lo estamos jugando en todo el mundo", dijo el subsecretario de Salud Pública, José Luis Satdjian.

"Uruguay viene primero en la tabla de posiciones", aseguró.

El presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Ignacio Alonso, se comprometió al "cumplimiento estricto" de todas las normas y resaltó la importancia de que, gracias a este protocolo, los demás países de la región tendrán "garantías" de que los futbolistas uruguayos "no van a ser un vértice de contagios".

Además de las mencionadas autoridades, los presidentes del Peñarol y el Nacional, Jorge Barrera y José Decurnex, respectivamente, estuvieron presentes como representantes del fútbol uruguayo en la Copa Libertadores.

La Copa Sudamericana, en la que participan los uruguayos Plaza Colonia, Fénix, Liverpool y River Plate, aún deberá esperar la incorporación de los eliminados en la fase de grupos de la Libertadores para su reanudación.