EFEMadrid

La ciclista chilena Macarena Pérez Grasset, que obtuvo este fin de semana en Chengdu (China) la clasificación para los próximos Juegos Olímpicos en BMX estilo libre, aseguró que "todo cambió" para esta disciplina desde que el COI la incluyó en el programa de Tokio 2020.

"Es un gran paso para el BMX. Todos quedamos impactados, muy contentos, y pronto se notó que había más competiciones, más apoyo, más interés de las federaciones", dijo a Efe la 'rider' santiaguina, medalla de plata en Chengdu en los Mundiales de ciclismo urbano y, con ello, clasificada directamente para Tokio.

Pérez Grasset, de 22 años, ya había acabado segunda en los Juegos Panamericanos del pasado agosto en Lima y llegó a China como séptima en la clasificación mundial. Y, sin embargo, sostiene que el podio mundialista fue para ella una sorpresa.

"Mi objetivo desde un principio era clasificarme para los Juegos, pero lo veía difícil. La verdad es que el segundo puesto fue una sorpresa, no me lo esperaba. Empecé la temporada un poco baja, con puestos entre el ocho y el once, y por eso veía muy difícil sacar podio. Pero me armé de valor y me dije: voy a hacer mi rutina de la mejor forma que sé hacerla", señaló desde China.

El título mundial fue para la estadounidense Hannah Roberts, con 90 puntos, y Pérez Grasset acabó segunda con 86,80. La británica Charlotte Worthington terminó tercera con 86,54.

"Tengo muchos trucos", dijo Macarena sobre su ejercicio, "pero hacerlos en un campeonato es difícil. Quiero perfeccionarlos y sumar más para complementar mis rutinas antes de los Juegos de Tokio".

La inminente deportista olímpica se entrena habitualmente en California, donde dispone del parque y de las infraestructuras necesarias para hacerlo. Cuando salió de la escuela apostó por dedicarse en exclusividad al deporte, pese a que implicaba vivir lejos de casa. "Parece que no me fue mal", afirmó la subcampeona mundial.

Suele pasar los meses de verano, entre diciembre y abril, en Chile con su familia, que fue la que le prestó apoyo económico en las primeras etapas de su carrera.

"Pero al convertirse el BMX 'freestyle' en deporte olímpico, me gané una beca de Chile. Tengo también el auspicio de varias marcas, no tengo que gastar plata en una bici, podemos viajar. Cambió todo", subrayó.

Y cambió sobre todo, incidió, para las mujeres.

"Antes había muy poco apoyo, pocos campeonatos, las marcas no colaboraban. El nivel se estaba estancando. Ahora todas estamos concentradas y vamos juntas de la mano", destacó.

Ella no tiene un entrenador fijo de bicicleta y se prepara junto con amigos y otros competidores de alto nivel. "Aunque ahora tengo un entrenador de la federación chilena, Ricardo López, que me ayuda mucho con los temas técnicos", dijo.

La preparación mental es, a su juicio, la parte más complicada en su deporte.

"Hay que saber llevar los nervios. Me gusta mucho esta parte de la competencia", comentó. "Tienes que hacer un bloqueo mental porque estamos hablando de un deporte extremo, de rutinas de un minuto, en las que un mal cálculo puede llevarte al piso".

Pese a los peligros inherentes, el BMX le resulta fascinante por "las muchas sensaciones" que le aporta. Entre ellas, no es la menor la posibilidad de "hacer una rutina con el grupo, acompañada de amigos".

"En el equipo de las mujeres todas somos muy amigas. No hay una competencia, nos encanta vernos progresar", aseguró.

Su temporada concluye, salvo por una competición no oficial en Argentina antes de fin de año, con estos Mundiales de China. Pero Macarena Pérez solo piensa en "seguir dando el cien por cien, en poner toda la energía" para prepararse "física, mental y técnicamente" para Tokio 2020.

Y allí está deseosa de "vivir la experiencia, saber lo que se siente".

"No me he hecho aún muchas ilusiones, pero con el tiempo seguro que las mariposas se ponen al cien por cien y estoy más emocionada", dijo sobre posibles resultados.

La ciclista dijo que hay en su país "dos o tres" parques en los que "se puede andar", pero haría falta una infraestructura de mayor nivel para los entrenamientos. Preguntada por si le emocionaría que esa instalación llevase su nombre, Macarena dijo que lo que más le gustaría, en realidad, es que "quedase para toda la gente de Chile que quisiera entrenar".

Pérez Grasett pasará unos días por Estados Unidos antes de regresar a Chile. Mientras preparaba el Mundial estuvo "pendiente de todo" lo que ocurría en su país, agitado por las protestas contra el Gobierno de Sebastián Piñera. "Estamos esperando buenos tiempos", aseguró la joven 'rider'.

Natalia Arriaga