EFECiudad de Panamá

A Roberto 'Manos de Piedra' Durán, legendario tetracampeón mundial de boxeo, nunca nadie lo intimidó ni amedrentó cuando se metió a este deporte porque siempre fue como Superman, dijo este miércoles a Efe el expugilista en medio de una inédita celebración de su 70 cumpleaños entre boxeadores.

"No (me intimidaban) porque cuando yo empezaba (como boxeador) me creía Superman, así que era muy difícil que alguien le metiera miedo a Roberto Durán", afirmó la leyenda panameña del boxeo durante su visita a un gimnasio de entrenamiento en un barrio popular de la capital, donde varios pugilistas, entre campeones y excampeones, le cantaron "feliz cumpleaños" por llegar hoy a los 70 años.

Durán resaltó en ese sentido que la gente "va a saber la verdad ahora", de dónde le viene su raza de boxeador, ya que por sus venas corre sangre de "indio cheroqui" y también tiene familia mexicana y parientes en Texas.

Confesó además que le hubiera gustado tener una pelea de revancha con Thomas 'Hitman' Hearns, quien le propinó un fulminante nocaut en el segundo asalto en un combate celebrado en 15 de junio de 1984, la única vez que la leyenda latinoamericana perdió de esa manera.

Durán, que en su visita al gimnasio estuvo acompañado por el hijo de Hearns, Thomás Hearns Jr, señaló que le gustó cuando éste le comentó que su papá le ganó "porque tú no estabas en condiciones y rebajaste de peso demasiado" para ese combate.

"Al menos fue amable", añadió 'Manos de piedra'.

El hijo de Hearns indicó que forma parte del grupo conocido como los "Cuatro Fabulosos", entre los que, además de su padre, están los nombres de Marvin Hagler (ya fallecido), Durán y Sugar Ray Leonard, y que está en Panamá para tomar a este país en cuenta para un futuro proyecto de peleas interactivas.

Roberto Durán Samaniego, conocido por el sobrenombre de 'Manos de Piedra' por la potencia de su pegada, nació en Guararé el 16 de junio de 1951.

Comenzó en el mundo del boxeo a los 10 años, y a los 12 consiguió ser 'sparring' (compañero de entrenamiento) de grandes figuras que llegaban a Panamá para medirse al boxeador Ismael Laguna, campeón del Mundo del peso ligero de 1965.

Tras abandonar los estudios a los 13 años trabajó de pintor, camarero, limpiabotas, hasta que fue descubierto su talento para el boxeo. Se retiró en 2002 con 104 peleas ganadas, 70 por fuera de combate y 16 derrotas.

BOXEADORES FESTEJAN A LA LEYENDA

Durán, que sobrevivió al coronavirus, se emocionó cuando nada más llegar al gimnasio llamado Pedro 'el Rockero' Alcázar, en el centro de la capital, un grupo de boxeadores que entrenaba le rodearon y a coro le cantaron el "feliz cumpleaños".

El tetracampeón mundial destacó con la voz entrecortada que al llegar al gimnasio no esperaba encontrarse con todos estos pugilistas, y menos que "me cantarán el 'happy birthday' (...) me hicieron llorar los cabrones esos".

Sin embargo, agregó que por una lado está contento por la fecha pero por el otro triste, ya que su madre Clara Samaniego atraviesa por problemas de salud.

Aún así, el exboxeador compartió un momento de alegría con la Agencia Efe y con su 80 aniversario, enviándole un mensaje de congratulaciones simulando en tono de broma el hablar español.

"Un saludo de cariño para todos mis amigos de España y que Dios me los bendiga, que se acuerden que yo estuve por allá, así que posiblemente nos vamos a encontrar por allá", expresó.

Fabio Agrana