EFEMadrid

Álvaro Morata fue de nuevo el recurso con el que el Atlético de Madrid pudo desbloquear un partido que tenía atascado y amarrar un triunfo imprescindible ante el Espanyol, en tanto que el holandés Luuk de Jong, tantas jornadas puesto en tela de juicio, se estrenó en el derbi y otorgó la victoria al Sevilla ante el Betis en el Benito Villamarín.

El internacional español se incorporará a la concentración de la Roja con el aval se seis partidos seguidos marcando. Fue el artífice de la remontada del conjunto del argentino Diego Pablo Simeone, que volvió a cuajar una puesta en escena y una primera mitad deficiente.