EFEGuayaquil (Ecuador)

La crisis futbolística desatada el sábado pasado en el colista del campeonato en Ecuador, Clan Juvenil, se profundizó hoy con un enfrentamiento verbal entre directivos y jugadores, que se acusan mutuamente de la situación, y la renuncia formal de su técnico argentino, Julio Asad.

"Con todo lo que ha sucedido no creo que se pueda poder continuar en el equipo, son tantas mentiras, tantos atrasos, tanto incumplimiento, si hay que llegar a recurrir ante la Ley para que se cumpla, no quedará otra cosa que hacerlo", precisó hoy el futbolista Luis Checa a los periodistas.

Por su parte, el directivo del club Juan Cevallos aseguró que "los futbolistas están armando un show o espectáculo y que mañana deberán presentarse a entrenar con normalidad".

La crisis en el colista se desató el sábado cuando los jugadores titulares se negaron a concentrarse para el partido contra Liga de Quito, compromiso que disputaron los suplentes y perdieron por 5 a 0.

Los titulares protestaban así el impago salarial de tres o cuatro meses, a lo que el mismo sábado se sumó el rechazo de Asad a dirigir al cuadro suplente y hoy su renuncia formal, como medida de solidaridad con sus jugadores.

Asad, que reemplazó en mayo al ecuatoriano Carlos Sevilla -que dejó también al club por los malos resultados tras reemplazar a Juan Garay-, ratificó hoy su decisión de alejarse del club en solidaridad con la plantilla despedida.

El presidente de la Asociación de Futbolistas de Ecuador (AFE), Iván Hurtado, aseveró que "realmente esta es una situación que ningún jugador espera" y añadió que "existe una mala práctica de un doble contrato de clubes para con los jugadores", en referencia a la dualidad contractual dentro del colista.

Según Hurtado, "ciertos clubes elaboran dos contratos que firman con los jugadores: uno es por el sueldo básico (unos 400 dólares mensuales) y otro que denominan 'primas', mientras que el contrato real es total, porque la mayoría de los contratos con futbolistas son por valores importantes y no de sueldo básico".

Y agregó que "la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) tiene parte de culpa en todo esto por aceptar ese tipo de contratos de parte de los clubes".