EFETokio

La jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce emprendió el camino hacia su tercera medalla de oro olímpica en 100 metros con una serena demostración en la quinta serie, que remató como ganadora en 10.84 segundos.

Por delante de todas desde el primer metro (dejó los tacos en sólo 128 milésimas), ejecutó una carrera técnica impecable, con la cadera alta y sin descomponer el gesto en un rostro impasible en pleno esfuerzo.

Con su pelo negro natural, a diferencia de los colores con que se tiñó en otros grandes campeonatos, Fraser-Pryce, la más rápida del mundo este año (10.63), no fue, sin embargo, la más veloz en la primera ronda.

Con mejores cronos que la jamaicana terminaron la marfileña Marie-Josée Ta Lou, que acreditó 10.78, y la defensora del título, la también jamaicana Elaine Thompson, que marcó 10.82. Son las dos mejores marcas de la historia en las series olímpicas de 100 metros.

La sesión matinal de la primera jornada de atletismo puso, además, en acción al plusmarquista mundial de 400 m vallas, el noruego Karsten Warholm, que corrió en 48.65 sin descomponer su meticuloso peinado.

También ganaron sus series otros candidatos a medalla: el estadounidense Rai Benjamin (48.60), el catarí Abderrahman Samba (el más rápido de la primera ronda, con 48.78) y el brasileño Alison dos Santos (48.42).

En la clasificación de altura, los tres medallistas de los Mundiales de Doha 2019 pasaron a la final sin apuros: el catarí Mutaz Barshim y los rusos Mikhail Akimenko e Ilya Ivanyuk, junto al campeón estadounidense, JuVaughn Harrison. Se quedaron fuera, entre otros, el ucraniano Andriy Protsenko (un saltador de 2,40), el sirio Eddin Ghazal (medallista de bronce en el Mundial 2017) y el cubano Luis Zayas.